Guindas confitadas, hechas en casa

Solas, para cócteles, para decorar nuestros pasteles, mezcladas con helado o yogur… ¿En qué más platos y recetas meterías unas guindas en almíbar hechas por ti? No es demasiado complicado hacerlas. Sólo hay que tener un poco de paciencia para deshuesar la fruta.

Ingredientes: 1 kilo de picotas o guindas frescas, 750 ml. de agua, 1 kg de azúcar

Preparación: Primeramente limpiamos las guindas y las metemos un par de minutos en agua hirviendo. Las escurrimos inmediatamente y con mucho cuidado les quitamos el hueso. Podemos usar un deshuesador específico o las partimos por la mitad. Las dejamos escurrir sobre un paño.

Mezclamos el agua y el azúcar y lo ponemos a fuego lento hasta conseguir un almíbar espeso, a punto de hilo o hebra. Más o menos nos quedaremos con un litro de almíbar. Cuando el almíbar esté en su punto, le agregamos las cerezas y las dejamos cocer unos 8 minutos.

Entonces, retiramos del fuego, dejamos templar y pasamos las cerezas con el amíbar en tarros de cristal previamente esterilizados.

Dejamos los tarros destapados hasta el día siguiente. Dejamos enfriar y espolvoreamos con una par de cucharadas de azúcar. Cerramos los botes y esterilizamos al baño maría durante 15 minutos. Conservamos los tarros en un lugar limpio, seco, fresco, alejado de fuentes de luz y calor.

Una vez fríos los tarros, se guardan en un sitio fresco y seco.

Imagen: Alcoool

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *