Helado de tarta de queso con fresas, ¡rápido y delicioso!

Ingredientes

  • 175 g de azúcar
  • 1 huevo grande
  • 200 ml de nata líquida
  • 500 g de queso fresco batido
  • 1/2 cucharadita de zumo de limón
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • 200 g de fresas
  • 2-3 cucharadas de agua
  • 4 galletas Maria

Si, todos los veranos dices que quieres comprarte una heladera, pero al final nunca te la compras. ¡No hace falta preparar helados con heladera!, podemos preparar helados caseros sin ella y quedan igual de ricos.

Hoy vamos a preparar uno de mis helados favoritos, el de tarta de queso, y lo vamos a hacer sin heladera. ¡Toma nota!

Preparación

Empieza batiendo el huevo con 125 gramos de azúcar en un bol, y cuando notes que hace un poco de espuma, deja reposar. Pon un cazo con la nata y llévala a ebullición. Añade al cazo el huevo y cocina a fuego lento removiendo durante unos 8 minutos, hasta que notes que la mezcla va espesando. Añade el queso fresco batido, el zumo de limón, la vainilla y cocina todo durante unos 6 minutos más.

Pasado este tiempo, deja que la mezcla se enfríe y cuando esté fría, ponla en un recipiente para el congelador, te servirá un tupper. Cúbrelo con plástico film y déjalo en el frigorífico un par de horas para que se vaya enfriando mientras preparamos la salsa de fresas.

Pica las fresas y ponlas en un cazo con los 50 gramos de azúcar que nos hemos reservado y unas gotitas de limón. Deja que se vayan cocinando a fuego lento hasta que estén casi deshechas y suelten todo su jugo. Después tritúralas y deja que la salsa se enfríe en la nevera.

Ahora con la ayuda de una batidora tritura las galletas.

Una vez tenemos los tres protagonistas listos (el helado, las galletas y la salsa de fresas), los vamos a unir para que quede un helado estupendo.

Para ello saca el recipiente del helado de queso, añade las galletas y remueve, y a continuación riégalo con la salsa de fresas. Remueve todo y vuelve a tapar con el plástico film para incoporar el helado en la nevera un par de horas. Pasadas dos hora vuelve a remover y así otra vez cada dos horas.

Ahora solo te queda probarlo y servirlo muy frío acompañado de un buen trocito de tarta de queso, o en un vasito acompañado de fresas y un toque de menta. ¡Queda delicioso!

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *