Higaditos salteados con cebolla

Anota esta receta de higaditos salteados con cebolla si quieres comer bien, barato y, sobre todo, si no te atreves con la casquería.

Hace unas décadas la casquería era un producto o un recurso muy utilizado. Solía ser muy económica y nuestras abuelas sabían preparar ricas recetas. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, ha entrado en declive y apenas cocinamos hígados, sesos o riñones.

Una vez superado el miedo inicial descubres que hay todo un mundo de posibilidades. Por eso te recomiendo que empieces por recetas fáciles como estos higaditos salteados.

Además la receta es rápida de preparar y con una ensalada, sopa o crema de verduras tendrás la cena preparada en un santiamén.

Higaditos salteados con cebolla
Una cena rica, rápida y económica a base de higado.
Autor:
Tipo de receta: Carnes
Raciones: 2
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 250 g de higaditos de pollo
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva
  • 1 chorro de vino de blanco
  • Salvia
  • Sal y pimienta
Preparación
  1. Comenzamos la receta pelando la cebolla y cortándola en aros con ayuda de una mandolina. Si no tenemos este aparato, también lo podemos hacer con un cuchillo bien afilado. No es necesario que sean muy finos, pueden ser de grosor medio.
  2. En una sarten grande ponemos un chorro de aceite, lo calentamos a fuego medio. Cuando haya alcanzado la temperatura, añadimos los aros de cebolla y un pellizco de sal. Los pochamos, removiendo de vez en cuando.
  3. Puedes aprovechar este tiempo para limpiar los higaditos. Después córtalos en tamaño medio. Ten presente que al cocinarse menguan bastante. El tamaño perfecto sería de bocado.
  4. Cuando ya estén tiernas vertemos el vino blanco. Si fuera necesario podemos aumentar un poco el fuego para facilitar la evaporación del alcohol. Retiramos los aros cuando apenas quede líquido y la cebolla haya tomado un bonito color caramelizado.
  5. En la misma sartén, añadimos un chorrito de aceite y la ponemos otra vez a fuego. Esta vez un poquito más alto pero sin estar en el punto más alto.
  6. Cuando ya esté caliente, ponemos los higaditos limpios y troceado. Salpimentamos ligeramente y los salteamos por los dos lados. Esta operación tiene que ser rápida. Los higaditos son muy pequeños y se hacen rápido, además queremos que estén dorados por fuera y tiernos por dentro.
  7. Apagamos el fuego y añadimos la cebolla que teníamos reservada. Mezclamos todo junto para combinar sabores pero sin dejarlo mucho tiempo porque aun queda calor residual y los higaditos se resecan.
  8. Servimos con salvia, fresca o seca, picada por encima.
Información nutricional por ración
Calorías: 350

 

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Valora esta receta: