Historia del Roscón de Reyes

Aunque en España viene siendo tradición tomar el roscón como parte de la celebración del Día de la Epifanía desde hace siglos, parece ser que el origen de este pastel en forma de aro no está relacionada con la llegada de los Magos de Oriente a Belén para adorar al Niño.

Como muchas de las tradiciones y fiestas de Occidente, esta tradición parece hundir sus raíces en la época romana y más concretamente en las saturnales, unas fiestas dedicadas al dios Saturno con el objeto de que el pueblo romano pudiera celebrar que los días comenzaban a ser más largos debido a la mayor presencia de horas de sol en contraste a las largas noches del otoño, es decir el solsticio de invierno, que se produce allá por el 21 de diciembre. Pues para estos festejos se elaboraban unas tortas redondas hechas con higos, dátiles y miel y se repartían por igual entre el pueblo y los esclavos. Ya en el siglo III, en el interior del dulce se introducía una haba seca y el afortunado al que le tocaba era nombrado rey de reyes durante un corto periodo de tiempo establecido de antemano.

Esta tradición de nombrar un rey simbólico a través del hallazgo de ese haba se instauró en la Península a través de la Fiesta del Rey de la Faba, instaurada en Navarra desde la Edad Media por la corte de los Teobaldos. En esa fiesta, los reyes ofrecían el día de Epifanía una comida entre los niños necesitados, que recibían una porción de rosco semejante al de los romanos y en el que se había introducido un haba. Aquel niño que encontraba el haba en su trozo de rosco era proclamado Rey por un día y entronizado con los fastos y honores de la corte, al grito de “real, real, real”. Esta costumbre se retomó en el siglo XX como conmemoración histórica y desde 1964 se celebra como fiesta itinerante por diversas localidades navarras.

Desde España esta tradición se ha exportado a los países iberoamericanos. En otros países se toman pasteles algo diferentes como el Galette de Rois de Francia o más parecidos al roscón como el Bolo de Reis portugués. En ambos casos el relleno esconde una figurita y quien la encuentra se ciñe la corona de cartón que trae el pastel.

Vía: Wikipedia, Canal Cocina
Imagen: Juan Guillermo Tejeda, Eduardo Buxens

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *