Hojaldres de calabacines y sardinas en escabeche

El escabeche es una manera ligera y sabrosa de disfrutar de carnes, verduras y pescados. Os recomendamos que estos productos sean de calidad, para que conserven buena textura y sabor. En esta receta reunimos dos preparaciones escabechadas y hechas aparte, una de calabacines y otra de sardinas.

Ingredientes para 4 hojaldres: 2 planchas de hojaldre refrigerado. Escabeche de calabacín: 500 gr. de calabacines, 2 cebollas, 2 dientes de ajo, 1 guindilla pequeña, hojas de albahaca, 50 ml. de vinagre, 50 ml. de agua, pimienta negra en grano, aceite de oliva. Escabeche de sardinas: 16 sardinillas frescas, 3 dientes de ajo, 1 cucharadita de pimentón dulce, 2 hojas de laurel, 100 ml. de aceite, 100 ml. de vinagre, sal gorda

Preparación: El escabeche de calabacines lo haremos de la siguiente manera. Los cortaremos a lo largo, con piel y en lonchas gruesas. Los sazonamos, les añadimos un poco de aceite y los horneamos a fuego fuerte hasta que estén al dente junto con las cebollas cortadas en una juliana bien fina. Doramos ligeramente los dientes de ajo machacados en una sartén, y desglasamos con el vinagre, el agua y el resto de especias. Unimos este caldo con los calabacines y su jugo de cocción, añadimos la albahaca y los dejamos reposar un día entero en la nevera.

Las sardinas las haremos de la siguiente manera. Una vez que estén limpias y abiertas, libres de vísceras y de sus cabezas, las secamos con papel de cocina y las freímos tras haberlas enharinado ligeramente. En un poco de ese aceite, si está limpio, podemos dorar los ajos enteros y las hojas de laurel. Lo retiramos del fuego y rehogamos el pimentón, añadimos el vinagre y el agua y lo agregamos a las sardinas. Las dejamos también macerar en la nevera un día entero.

Con las láminas de hojaldre tenemos que formar cuatro rectángulos de ración y reservar pasta como para hacer los bordes para esas cuatro bases de hojaldre. Serían por tanto 16 tiras. En una bandeja de horno con papel especial, ponemos separadas las 4 placas rectangulares. Las pinchamos con un tenedor. Pegamos las tiras con huevo batido sobre los bordes de las placas. Pintamos con más huevo y horneamos los hojaldres a 180 grados hasta que estén hinchados y dorados ligeramente.

Una vez listos, rellenamos los hojaldres con los calabacines y ponemos las sardinillas. Horneamos para calentar el relleno y terminar de dorar los hojaldres.

Imagen: Mundorecetas

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *