Huevo hilado hecho por nosotros mismos

En estas Navidades nos vamos a permitir el lujo de hacer nosotros mismos el huevo hilado, que en el mercado está a un precio un poco alto para esta época en la que, aunque gastamos más de la cuenta, no podemos dejar de mirar el bolsillo.

Creemos que el huevo hilado, por su apariencia en hebras perfectas, parece que es difícil de hacer. Nada más lejos de la realidad, lo único más atrevido que tenemos que usar es una jeringuilla. Los hilos de huevo se coagulan por la acción del calor de un almíbar en el que cuece por poco tiempo.

Antes de pasar a la receta, os diremos que el huevo hilado se usa sobre todo como parte de los aperitivos. Su sabor dulce y suave, acompaña bien con los quesos, patés, ahumados, pasteles y sobre todo fiambres como el jamón de york. Pero como nos encanta experimentar, nada quita que lo podamos usar en más de un postre, al fin y al cabo es una preparación dulce.

Ingredientes: 5 yemas de huevo, 300 gr de azúcar, 1 dl de agua agua

Preparación:

Ponemos a hervir el azúcar y el agua en una cazuela a fuego medio hasta que haga burbujas gorditas y tenga punto de hebra, es decir una textura espesa que hace que cuando cojamos un poquito de almíbar con los dedos se quede elástico y pegajoso. En ese almíbar, vamos echando con ayuda de una jeringuilla grande las yemas batidas y coladas. Las yemas las distribuimos en el almíbar en forma de espiral, se cuajarán en diez segundos. Las sacamos con la espumadera y las pasamos a un recipiente con agua fría con hielo. Luego las secamos sobre papel absorbente. Repetimos la misma operación con otra espiral de huevo.

Vía: Elcorreodigital
Imágenes: Recetas, Yemasdesantateresa

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *