Huevos poché, gran presentación

Los huevos también tienen cabida en los menús de fiesta. Tal vez fritos o cocidos os suenen un poco a comida de diario, pero ante vuestros invitados con los poché quedaréis de lujo.

Su elaboración es entretenida, ya que se necesita envolver el huevo en un plástico para que tras ser hervidos se queden con su característica forma esférica. Una vez cocinado el huevo, la clara permanece cuajada en la parte exterior y la yema queda líquida por dentro, de modo que al romperlo ésta emerge bañando la guarnición del plato.

Con patatas, arroz, pastas, carnes blancas, salchichas… Prueba los huevos poché.

Ingredientes: Huevos, agua, aceite y sal

Preparación: Para comenzar a preparar los huevos poché preparamos una taza no muy ancha y un trozo de papel film cuyo tamaño nos permita envolver el huevo a modo de bolsita o saco.

Colocamos el plástico centrado sobre la taza y lo pincelamos con un poco de aceite. En la cavidad del recipiente, echamos el huevo cascado de modo que quede encerrado en la taza y le añadimos un poco de sal.

Ahora unimos las puntas del plástico de modo que nos quede un saquito con el huevo en su interior. Empezamos a girar el saco sobre sí mismo para que quede prieto y esférico y lo atamos con cuidado con hilo de cocina o una goma elástica.

A continuación echamos las bolsitas en una cacerola con agua hirviendo durante unos 4 minutos. Una vez finalizado el tiempo de cocción, pasamos los huevos a un bol con agua muy fría para evitar que se sigan cociendo con su propio calor. Pro último desatamos los saquitos y ya podemos servir los huevos.

Imagen: Villarolandi

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *