La carne más tierna, se deshace en la boca

Si la carne es tierna, puntos que ganamos a la hora de que los niños quieran tomarla. Conociendo las partes más tiernas del animal como las pechugas en el pollo, el solomillo y el lomo de la ternera o el magro del cerdo, ya vamos bien. No obstante, hay veces que tenemos que pelarnos más de la cuenta con el filete y se nos hace una bola en la boca. Para evitar eso y que los niños disfruten con la ternura de la carne, ahí van unos truquillos fáciles de hacer.

Los más tradicionales de nuestras madres y abuelas consiste en dejar la carne macerar un par de horas en una mezcla de leche y/o yogur. Así, las pechugas de pollo se hacen más blancas.

Otro método consiste en untar o embadurnar la carne con una mezcla de aceite y vinagre a partes iguales y se deja reposar durante un par de horas, a la carne no le quedará gusto a vinagre. Otro truco que da muy buenos resultados consiste en envolver unas capas delgadas de tocino o bacon en torno a los cortes de carne de vacuno. Parte de la grasa del tocino se va derritiendo mientras se hace, y además de añadirle humedad y sabor a la carne, sirve como un ablandador natural muy bueno.

Utilizar ablandadores de carne naturales como el zumo de papaya o el jugo de piña también tiene efectos muy buenos y mejora e innova el sabor de la carne. Basta con dejarla macerar un par de horas.

Algunos golpes al filete con la ayuda de un mazo es otro método antiguo que puede ayudar a ablandarla. Para ello tenemos que cortarla antes en filetes finos. Así conseguimos aplanar y enternecer la carne para que sea más fácil de cortar y de comer rompiendo algunas de las fibras y los tejidos conectivos.

Para algunas carnes es bueno utilizar la cerveza. Es recomendable en las de caza, cordero o vacuno. Además ganan en sabor.

La forma de hacer la carne también es importante. Los filetes deben ser cocinados a fuego alto, sellando las partes externas y facilitando el conservar los jugos naturales de la carne. Para evitar que se convierta en un filete duro y seco, no hay que quemarlo.

Ya tenéis un buen elenco de trucos, elegid el que más os guste o combinádlos como queráis y probáis. ¿Os ha salido la carne más tierna que de costumbre?

Imagen: Cocina, Dubreton

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *