La lasaña de Garfield, clásica y nutritiva

Quién de los mayores que estamos leyendo este post no nos acordamos del gatito Garfield. Este gato protagonizaba una serie de dibujos animados y algunas tiras cómicas en las que las mascotas siempre aparecían como los verdaderos amos de la casa, en contraposición a sus ridiculizados dueños. Las historias de Garfield siempre apelaban a problemas muy humanos como las dietas, el odio a los lunes, la apatía, el fastidio, el maltrato permanente a los ancianos, etc.

Contando con que Grafield se emitió sobre todo en los años 80, los niños tal vez lo conozcan por las dos últimas películas que salieron hace unos cinco años o también por ser un personaje que sigue apareciendo estampado en numerosos accesorios como mochilas, camisetas o tazas.

Pero gastronómicamente hablando, Garfield hizo muy famoso su plato favorito, la lasaña, aunque también odiaba las pasas, las espinacas y las anchoas, manía de este gatito que en Recetín no vamos a apoyar. La lasaña de Garfield es la típica de carne picada y tomate frito gratinada con bechamel, la clásica, pero la que siempre gusta a los niños, más aún si los motivamos con que es receta de Garfield y no nuestra. ¡Vamos a pegarnos un festín con esta nutritiva lasaña!

Ingedientes:

2 latas grandes de tomates pelados.
2 cebollas cortadas en dados.
1 cucharada de azúcar
1 rama de tomillo bien picado
100g de mantequilla
23 cucharadas de harina
Leche
Sal, pimienta, tabasco y nuez moscada
1k de carne picada
2 dientes de ajo bien picados
200g de queso Gouda rallado
Aceite, sal, pimienta y pimentón

Preparación:

Antes de nada precalentamos el horno a 200 grados.

Primero elaboramos la salsa de tomate. Para ello, picamos bien los tomates y las cebollas y los sofreímos a fuego lento junto con el tomillo durante una media hora. La podemos dejar con partículas de tomate y cebolla o bien podemos batirla si es más del gusto de los niños.

Por otro lado sofreímos la carne picada con los ajitos picados y un poco de sal y pimienta. Casi cuando esté hecha añadimos el pimentón para evitar que se queme e impregne de amargor toda la lasaña.

Para hacer la bechamel, rehogamos un poco la harina en la mantequilla. A continuación vamos añadiendo poco a poco la leche hasta diluir los grumos de harina y cocemos a fuego lento hasta que esté bien espesa.

Respecto a las láminas de pasta, podemos comprarlas de las que vienen directamente para hornear o bien las hervimos siguiendo las instrucciones de la caja y las escurrimos con cuidado para que no se rompan.

Para montar la lasaña cogemos una bandeja con forma rectangular, le untamos mantequilla y ponemos una capa de salsa de tomate. Ponemos unas láminas de lasaña y otra vez salsa de tomate. Ahora echamos encima la carne picada y otra vez láminas de lasaña. Repetimos esta operación tantas veces como queramos según el grosor que le queramos dar a la lasaña. Por último bañamos con la bechamel y le ponemos el queso Gouda. Metemos la bandeja al horno y la dejamos unos 45 minutos o hasta que esté bien dorado el queso.

Vía: Universalbaby

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

3 comentarios

  1.   admireid dijo

    BUSQUE MUCHAS RECETAS HASTA YOUTUBE, PERO ESTA ME GUSTO MAS JAJAJA SERA POR GARFIELD BUEN GATITO, NO MENTIRA ES PORQUE CREO QUE ES MAS RICA ESTA RECETA BYE GRACIASSSSS!!!!

    1.    Alberto dijo

      a ti!!! ;)

    2.    Alberto Rubio dijo

      Jeje gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *