La pizza como a ti te gusta

El acertar con el tiempo y temperatura de horneado en las pizzas es una tarea que requiere experiencia y un poco de intuición culinaria, para que nos vamos a engañar. No obstante, os vamos a dar unos pequeños consejos para que, tanto si os gusta la pizza más fina como si os gusta gruesa, hagáis una pizza en su punto.

Si nos gustan las pizzas muy finas y crujientes, debemos dejar reposar la masa en la bandeja de horno espolvoreada con un poco de harina durante 10 minutos. Cubrimos con los ingredientes deseados , regamos con un hilo de aceite de oliva virgen y horneamos en posición media a horno muy fuerte, entre 250 y 290 grados durante unos 10 minutos hasta que quede crujiente y dorada.

Si por el contrario queremos comernos una pizza de masa más gruesa y esponjosa, tenemos que dejar fermentar de nuevo la base de masa un poco más de tiempo, unos 35 o 40 minutos, hasta que suba lo suficiente. Después cubrimos con los ingredientes y horneamos a media posición a unos 220 grados unos 20 minutos. Saldrá hecha, pero más parecida al pan, tierna y esponjosa.

Imagen: Regaldekor

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

3 comentarios

  1.   Levis_ dijo

    y tb sale crujiente?

    1.    Alberto Rubio dijo

      Claro, según el tiempo de horneado y la finura de la masa

  2.   Jarcore dijo

    basura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *