Las frutas de otoño, en todo su esplendor (II)

Las frutas de otoño, en todo su esplendor (II)

Continuamos con la segunda parte del post sobre las frutas de temporada otoñal que publicamos hace pocos días. Esta vez vamos a hablaros sobre dos jugosas frutas. Las granadas y las manzanas.

Primero es el turno de la granada. Originaria del Oriente Próximo y del interior de Asia Menor, posee una cáscara gruesa en cuyo interior encontramos unos granos de pulpa jugosa de color rojo intenso. Aunque empieza a aparecer en los mercados a mediados de septiembre, es entrado el otoño cuando esta fruta nos ofrece estos granos en toda su plenitud, y se mantiene hasta finales de enero. Para saber que estamos comprando una buena pieza, es muy importante que la piel esté dura y tersa, que presente un color vivo con matices marrones y que tenga un peso considerable respecto a su tamaño.

Las granadas son ricas en agua, vitaminas A, B y C, potasio, fósforo, cloro, magnesio, calcio y sodio. No aportan muchas calorías, aunque por su dulzor aparenten tener abundantes carbohidratos. La granada es un alimento digestivo, antioxidante y depurativo. Además de tomarla en grano, su zumo viene muy bien a los niños ya que ayuda a proteger la garganta de los repentinos cambios de temperatura en otoño.

granadas10

La manzana, originaria de europa, es una de las frutas más comunes en nuestra mesa y de las que más variedades se venden en el mercado. Más o menos redondeadas, dulces o ácidas, rojas, amarillas o verdes, más crujientes o suaves. La época de cosecha abarca la primavera, finales de verano y principios de otoño, pero las manzanas están disponibles en el mercado durante todo el año, debido a sus excelentes y saludables condiciones de conservación.

Desde el punto de vista nutritivo la manzana es una de las frutas más completas y enriquecedoras en la dieta, de hecho forma parte de las primeras papillas o zumos de fruta que damos a los bebés. Es rica en agua y azúcares, fibra, vitamina E y potasio. Además de tomarla como pieza de fruta o en macedonia, cosa que siempre recomendamos a los niños, es una fruta muy versátil en la cocina. Se acomoda a guarniciones y postres perfectamente. Se nos viene a la mente la famosa tarta tatín (el clásico pastel de manzana y crema), la compota, la manzana caramelizada típica de los puestos ambulantes, cubierta de chocolate, en yogur, en bizcochos… ¡Nos quedamos sin espacio para continuar con las aplicaciones de la manzana!

manzana-caramelo.jpg_400[1]

Imagen Principal: Cienpies

Otras recetas interesantes