Las uvas. ¿Las tienes ya preparadas?

Se acerca la noche de fin de año y es hora de hacernos con unos cuantos racimos de uvas para tomarlas al son de las doce campanadas. Aprovechando el tirón que tiene esta fruta en los últimos días del año, vamos a comentar un poco de sus propiedades nutricionales y el bien que nos pueden hacer a nuestro organismo.

La uva es el fruto de la vid y su cultivo fue uno de los primeros que el hombre desarrolló. En los países mediterráneos siempre ha sido uno de los tres tesoros cultivados junto al trigo y al olivo, formando juntos la llamada trilogía mediterránea.

Hay que diferenciar la uva destinada a la producción de vino de la uva de mesa. Mientras que la uva de vino concentra más ácidos y azúcares, la uva de mesa se caracteriza por tener acidez baja, ser pobre en azúcares y cumplir ciertas normas de tamaño, color y forma. La variedad Moscatel es la más popular en España debido a su delicado aroma y su delicioso sabor dulce. Los granos son grandes, redondos, muy lisos, con la piel blanca, negra o roja.

Aparte de frescas, podemos encontrar las uvas pasas o secas. Las más apreciadas se obtienen de las variedades sin semillas, de acidez baja y ricas en azúcares. En España, tenemos las uvas de D.O. Málaga, de gran calidad, grandes, dulces, con pepitas y procedentes de la uva Moscatel. Son famosas internacionalmente las pasas de Corinto, de color oscuro, pronunciado aroma, carentes de pepitas y mucho más pequeñas que el resto. Las pasas sultanas son uvas pasas de color claro, sin semillas y extraordinariamente dulces, por lo que son las más empleadas en repostería y pastelería.

La uva va madurando según las variedades y las zonas de cultivo desde mediados de verano hasta principios del invierno. La recolección de la uva se lleva a cabo en cuanto es posible la etapa de maduración, lo que sucede entre mediados de septiembre y final de noviembre. Por tanto, las uvas frescas de temporada se pueden degustar durante los meses de otoño y principios de invierno. Así que en Nochevieja están aún en temporada.

La composición nutricional de la uva varía según sean blancas o negras. Ambas son ricas en azúcares, más abundantes en las uvas blancas, y vitaminas como el ácido fólico y la B6. Entre los minerales destaca el potasio, más abundante en la uva negra, mientras que el magnesio y el calcio está más presentes en la uva blanca. En las uvas abundan también diversas sustancias con reconocidas propiedades antioxidantes para la salud como los antocianos, flavonoides y taninos, responsables del color, aroma y textura algo áspera de esta fruta.

En el caso de las uvas pasas, la cantidad de azúcares y calorías se multiplican, por lo que hay que moderar su consumo. No obstante el resto de nutrientes también se concentra, por lo que su contenido en fibra, vitaminas y minerales es notablemente superior al de las uvas frescas.

Dicho esto, empecemos el año masticando uvas. Y si a los niños no les gustan, probemos con las pasas, más dulces y pequeñitas.

Imagen: Blufiles, Diarioya

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *