Lasaña de espárragos: una con queso y otra con tomate

Con los espárragos hervidos o salteados vamos a hacer dos recetas sencillas y rápidas de lasaña. Para ambas vamos a elegir placas de lasaña rápidas sin cocción. Una y otra receta variarán en la salsa con la que cubramos las placas de lasaña y en algunos ingredientes de relleno.

La primera receta de lasaña de espárragos la preparamos remojando las placas de lasaña en abundante agua, tal como indica el envase y las extendemos sobre papel de cocina. Engrasamos una bandeja de horno y ponemos una capa de pasta, untamos la pasta con una capa de crema de queso hecha con un vaso de nata y cinco quesitos de porciones, cubrimos con una capa de espárragos y espolvoreamos nueces picadas. Continuamos alternando capas hasta agotar los ingredientes. Repartimos por encima pedacitos de mantequilla o queso en hilos y horneamos 20 minutos a 180 ºC.

Para la lasaña con tomate y jamón de york, cortamos muy fina y picada una cebolla. En una fuente, ponemos las placas de lasaña y sobre ellas ponemos las lonchas de jamón de york. Untamos con una capa de salsa de tomate y encima la cebolla sofrita o caramelizada. Seguimos con una capa de espárragos trigueros y añadimos un hilo de aceite de oliva. Volvemos a poner una placa de lasaña y así sucesivamente. En la última capa, ponemos abundante tomate, sal y pimienta. Horneamos durante 15 minutos.

Imagen: Gallina Blanca, Gallina Blanca

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *