Lasaña o pastel de berenjenas ¿o calabacines?


Qué agradecidas son las berenjenas. Fritas, rellenas, en pastel o lasaña con carne picada como en nuestro caso…Hay mil y una elaboraciones y todas exquisitas. Además nos aportan muchas vitaminas y fibra, algo que no debemos pasar por alto; además sacian el hambre y tienen muy pocas calorías si no las freímos. Esta es una comida completísima que seguro que es del gusto de toda la familia.

Qué necesitamos:
2 berenjenas medianas
1 diente de ajo
1/2 kg de carne picada (mitad cerdo y mitad ternera)
Salsa de tomate (casera preferentemente)
1 hoja de laurel
Harina
aceite virgen extra
Queso rallado
1 poco de perejil picado

Para la bechamel:
1 l de leche
50 g de mantequilla
50 g de harina
Sal
Pimienta
Nuez moscada

Cómo lo hacemos:

Comenzamos picando la cebolla menuda así como el ajo; los ponemos en una cazuela con aceite (una cucharada) hastq que pochen. Salamos para que sude. Por otro lado, cortamos en rodajas más o menos finas y las sazonamos, dejándolas en un recipiente para que suelten el agua que contienen y, de paso, el amargor. Secamos con papel de cocina el líquido que hayan soltado.

Pasamos la berenjena por harina y las freímos en una sartén con abundante aceite. La reservamos en un papel absorbente, para que se escurra. Alternativamente, podemos asarlas en una plancha: así ahorraremos el aporte caloríco que supone el freírlas.

Añadimos la carne picada al sofrito de cebolla y mezclamos bien. Cuando la carne pierda un poco el color rojo, incorporamos la salsa de tomate, removiendo para que todo se impregne. Añadimos el laurel y un poco de perejil picado, y cocinamos durante 1/2 hora. Rectificamos el punto de sal y pimienta.

Para montar el pastel, en una fuente apta para horno, vamos poniendo 1 capa de berenjena, otra de carne picada, y así hasta tener 2 capas de carne y 3 de berenjena.

Para hacar la bechamel, en una olla antiaderente, ponemos la mantequilla a derretir; incorporamos la harina y mezclamos bien para que se cocine (no queremos harina cruda porque sabe). Vertemos la leche a poquitos moviendo rápido y continuamente para que no se formen grumos hasta que espese*. Salpimentamos y añadimos un poco de nuez moscada, mejor si es recién rallada.

Vertemos la bechamel sobre pastel de berenjena, repartiéndola homogéneamente por la superficie. Finalmente, espolvoreamos con rallado encima de la bechamel y horneamos a 200ºC hasta que la superficie esté dorada (unos 8-10 minutos), vigilando que no se nos queme. Ah, y mismo podemos hacer con calabacines.

*Si nuestra bechamel tiene muchos grumos, con darle un golpe de natidora nos bastará para desacernos de ellos y obtner una salsa más fina.

Imagen:theseasonalgourmet

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *