Mantecados de cacao caseros

Ingredientes

  • 350 g de harina de fuerza (de la de hacer pan)
  • 170gr de azúcar glas
  • 180 ó 200 g de manteca de cerdo Ibérico
  • 75 g de almendras tostadas molidas
  • Una cdta. rasa de canela
  • 30 g de cacao en polvo sin azúcar

No hay mayor satisfacción que hacer tus propios dulces navideños y que los peques y no tan peques de la casa te echen una mano. Con estos mantecados de cacao, la casa olerá a gloria y, además, son un magnífico regalo para cualquier ocasión. Envuélvelos en papel de seda y ponlos en una cajita bonita. Quedarás como los ángeles.

Preparación

Un rato antes para que dé lugar a que se enfríen, tostamos las almendras en el horno o en una sartén sin aceite con cuidado de que no se quemen, pues si las tostamos demasiado amargan. Tostamos también la harina en el horno a 200ºC durante 20 minutos, removiendo con frecuencia ayudándonos de una cuchara de madera. La harina se tornará de color caramelo y el olor será intenso; ojo con no ponerla muy tostada para que no amargue tampoco. Dejamos enfríar por completo. Sacamos la manteca del frigorífico.

Cuando tengamos todo listo, precalentamos el horno a 200º. Pulverizamos las almendras con un robot de cocina y reservamos.
Hacemos lo mismo con el azúcar para obtener azúcar glas. En un cuenco amplio o ensaladera, mezclamos la harina tostada, las almendras reservadas, el chocolate y la canela, desaciendo los posibles grumos.

Incorporamos la manteca (a punto de pomada), y mezclamos hasta que se incorpore a la mezcla, que nos ha de quedar con consistencia de arena húmeda. Hacemos una bola con la masa que debe de quedar compacta. No hay que sobrepasarse con el amasado, pues uedaría muy blanda. Si es este el caso, podemos ponerla una media hora en el frigorífico.

Ponemos la masa encima de un papel de hornear, y ponemos otro encima (la masa ha de quedar entre dos papeles de horno). La aplanamos con el rodillo, dejándola entre 1 ó 2 cm de grosor. Con un cortapastas redondo o con forma de flor como el de la foto, vamos formando los polvorones y los tranferimos a la bandeja de horno forrada con papel vegetal o parafinado. Es mejor hacerlo con una espátula para que no pierdan la forma. Todos los recortes que sobren, se unen de nuevo en una bola, se aplana y seguimos formando polvorones, hasta terminar con la masa.

Hornemaos durante durante 15-16 minutos a 200º. Una vez dorados, los sacamos evitando el tocarlos, pues aún estarán blandos y se nos pueden deformar; los dejamos enfriar completamente sobre la bandeja. Espolvoreamos con azúcar glas, cacao o canela y, si queremos, envolvemos uno a uno en papel de seda.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *