Mermelada de lemonquats (o de limón) con aroma de vainilla y licor de hierbas


Tenía el árbol cargado de lemonquats y, aunque estaba precioso, el peso estaba venciendo las ramas del pequeño árbol, algunas de las cuales ya mostraban signos de querer brotar. Algunos de estos limoncillos los he expuesto en la cocina en una bandeja con hojas y todo, pero el resto ha pasado a mejor y dulce vida, i. e., a mermelada. Esta mermelada la puedes usar para untarla en la tostada y para añadirla a infinidad de postres como el TRIFFLE, añadirla a un yogur natural o sobre un cuenco de cereales. Como todo el mundo no tiene esta variedad de cítrico, puedes hacerla igualmente con limones corrientes y molientes. Quedará igual de rica. En cuanto al licor, añade el que más te guste (cointreau, limoncello…) o prescinde de él.

Ingredientes: 1 kg de lemonquats (el peso de la fruta limpia y sin pepitas), 1 kg de azúcar, 250 ml de agua, 1 vaina de vainilla, 30 ml de licor de hierbas.
Preparación: primero lavamos los limoncitos bien, quitando todas las impurezas de la cáscara. Cortamos los extremos (la punta y el rabito) y los cortamos en rodajas. Es importante quitar todos los huesos, pero hemos de hacer esto sobre un cuenco para no perder nada del zumo.

Ponemos en una cacerola las rodajas de lemonquats y las cubrimos de agua. Tapamos y dejamos en remojo toda la noche. Al día siguiente, removemos bien y llevamos al fuego la cacerola (el agua con el limón). Llevamos a ebullición y bajamos el fuego; dejamos que cueza durante una hora tapado junto con la vaina vainilla abierta longitudinalmente, vigilando regularmente y añadiendo un poco más de agua si fuera necesario.

Agregamos el azúcar poco a poco mientras movemos, hasta que se disuelva todo el azúcar (unos 15 minutos). Entonces añadimos el licor y removemos de nuevo, dejando que cueza unos minutos más. Retiramos la vaina al final. La mermelada estará lista cuando al verter unas gotas sobre un plato frío y lo volquemos, el líquido se detenga. Repartimos la mermelada en frascos/tarros esterilizados, cerrarlos con sus tapas. Les damos la vuelta con cuidado de no quemarnos hasta que la mermelada se haya enfriado por completo.

Imagen: piccantedolce

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *