Mermelada de tomate, en canapés y en el plato

La mermelada de tomate es una manera dulce y original de que los niños coman esta hortaliza tan preciada en nuestra gastronomía. Quizás se olviden por un momento de las pepitas o de la relación del tomate con esos guisos caseros de los que algunos niñitos no son tan partidarios.

Es ideal para servirla con aperitivos como canapés, quesos fritos o algunos bocaditos rebozados. También acompaña muy bien con platos de carne, pasta o pescado.

Ingredientes: 1 kilo de tomates, 750 gramos de azúcar, un chorrito de zumo de limón.

Preparación: Primeramente tenemos que preparar los tomates antes de hacer a mermelada. Ponemos una olla con agua a hervir y escaldamos los tomates durante medio minuto. Rápidamente los enfriamos con agua del grifo y así los pelaremos más fácilmente. Retiramos también las semillas partiéndolos por la mitad. Tenemos que tener cuidado de no perder mucho jugo del tomate.

Troceamos ahora la carne de los tomates y ponla en un recipiente con el azúcar y el zumo de limón, mezclamos bien y dejamos reposar durante una noche.

Al día siguiente, ponemos el tomate en una cazuela y la ponemos a fuego lento durante una hora más o menos removiendo de vez en cuando. Cuando el tomate pierda el jugo y tenga la textura de una mermelada ligera, ya podemos retirar la olla del fuego y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Si quieres conservarla mejor, métela en tarros esterilizados y vuelve a hervirlos al baño maría.

Imagen: Laflordecalabacin

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *