Mini tartaletas de dulce de batata: placer otoñal

Ingredientes

  • 500 g de pulpa de batata
  • 115 g de mantequilla en pomada
  • 2 huevos
  • 220 g de azúcar moreno
  • sal
  • 1 punta de cucharilla de jengibre en polvo
  • 1 punta de cucharilla de clavos molidos
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada rallada
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 120 ml de leche evaporada
  • 50 g de azúcar blanco
  • 2 láminas de masa quebrada o un paquete de obleas de empanadilla grandes

Las batatas o boniatos en los mercados, junto con las castañas, las granadas, las nueces y los membrillos son un recordatorio de que el otoño está en pleno auge. Estas mini tartaletas de batata son ideales para una merienda o para un regalo a alguien especial que tengas que hacer. Las especias le dan un toque muy exótico y la vez agradable al paladar. Es importante hornear antes las bases de las tartaletas y colocarle algún peso encima, como unos garbanzos secos (que guardaremos para sucesivas elaboraciones en un bote con un cartel que advierta de que no son para el cocido). Acompaña con un poco de nata montada o helado de vainilla.

Preparación: precalentamos el horno a 200º C. Cortamos la masa de hojaldre en cuadrados de uns 5 X 5 cm (deben de sobresalir un poco del molde). Forramos unos moldes de magdalena metálicos (previamente engrasados) con la masa quebrada y amoldamos bien para que no queden huecos. Colocamos unos garbanzos encima u otro peso para que la masa no suba y horneamos durante 15 minutos. Reservamos las bases de masa.

Por otro lado hervimos las batatas durante unos 20 minutos o hasta que ablanden (también podemos optar por hacerlas al horno). Las pelamos y las machacamos (necesitamos unos 500 g de puré). En un cuenco amplio, mezclamos el puré de batata (que habremos dejado escurrir en un colador para que suelte el agua), las yemas de los huevos, la mantequilla en pomada (blanda), el azúcar moreno, la sal, las especias y la leche evaporada. Mezclamos todo bien con ayuda de la batidora hasta obtener una crema homogénea.

Aparte, batimos las claras a punto de nieve, añadiendo el azúcar blanco; lo incorporamos a la crema de batata con movimientos envolventes con ayuda de una espátula. Vertemos el resultado sobre cada mini base de masa quebrada y horneamos durante 10 minutos a 200º C y después bajamos la temperatura a 175º C y seguimos cociendo 15 minutos  minutos más o hasta que esté firme. Si vemos que en el trancurso los filos de masa quebrada empiezan a dorarse demasiado, cubrimos la tarta con papel de aluminio. Servir fría con un poco de nata montada.

Imagen: familyfungo

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *