Molletes antequeranos, la mejor tostada

Si os gustan las tostadas con molletes, con esta receta tendréis unos como los auténticos de Antequera. Estos molletes vienen horneados lo justo para que podamos tostarlos y que adquieran esa textura tierna y crujiente a la vez tan característica.

Ingredientes: 600 gr. harina, 350 gr. agua, 50 gr. de aceite, 1 cucharada de sal, 1 cucharadita de azúcar, 150 gr de masa madre (50 gr. de harina integral, 350 gr. de agua, 300 gr. de harina de panadería, 20 gr. de azúcar)

Preparación: Antes de nada, es necesario preparar la masa madre, que es clave para la elaboración de los molletes. Esta levadura fresca y natural se realiza en tres fases que duran tres días.

El primer día debemos mezclar 50 gramos de harina integral con 50 gramos de agua, echamos esta masa en un bote de cristal, lo tapamos con un paño de cocina y lo dejamos fermentar a temperatura ambiente (20-25 grados) durante 24 horas.

El siguiente día tenemos que añadir a la mezcla una masa hecha con 100 gramos de agua, 100 gramos de harina de panadería y 20 gramos de azúcar. Volvemos a dejar la masa reposar tapada con el paño otras 24 horas.

Ya el tercer día echamos a la masa los 200 gramos de harina y de agua restantes. Lo dejamos reposar 12 horas como el resto de días. Ya tenemos lista la masa madre. La podemos conservar en el frigorífico, siempre sustituyendo la cantidad que utilicemos por la misma de agua con harina. En este caso, al usar 150 gramos de masa, tendremos que reponer 75 gr. de agua y otros 75 gr. de harina. Así siempre tendremos masa madre lista para hacer pan.

Ya podemos comenzar a hacer los molletes. Amasamos la harina, el azúcar, el agua, el aceite durante unos 5 minutos. Añadimos la sal y seguimos amasando 2 minutos más. Ahora echamos la masa madre y volvemos a amasar durante 7 minutos. Hacemos una bola con la masa, la tapamos con papel film y la dejamos reposar 12 horas en la nevera. Pasado el tiempo, le pasamos el rodillo para que nos quede una masa de 1 cm. de grosor. Cortamos tiras anchas rectangulares y las cortamos en rombos, los pasamos a una bandeja enharinada y la tapamos con film engrasado. Volvemos a dejar reposar en la nevera unas 8 horas. Los dejamos reposar otra hora fuera de la nevera y los horneamos a unos 190º durante 15 minutos. Recomendamos poner un cuenco con agua caliente en el fondo del horno para que cree vapor durante los primeros 10 minutos de cocción.

Imagen: Antequera

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *