Mousse de hígado de pollo

Muy parecida al paté, la mousse de hígado es característica por tener un sabor más suave y una textura más cremosa, al contener mantequilla, claras de huevo y/o nata montada.

A la hora de prepararlo podemos emplear hígado de aves como el pato o la oca, además del pollo. Es importante lavar muy bien las vísceras, además de retirarles la hiel y conservarlos un par de horas en agua muy fría para eliminar la sangre y el sabor amargo.

Para aromatizar el mousse, podemos emplear algunas hortalizas, especias y licores que nos servirán tanto para macerarlos durante una media hora como para incluirlos en la preparación.

Ingredientes: Una vez preparados los hígados tal como hemos indicado, los secamos bien (los hayamos marinado o no) y los salpimentamos. Los ponemos en una sartén con un chorrito de aceite para dorarlos ligeramente. El interior debe quedar jugoso y tierno.

Una vez listos, los retiramos y conservamos un poco del aceite de la sartén. Sofreímos una cebolla bien picadita hasta que se ablande. Añadimos entonces un chorreón del licor del macerado y reducimos a fuego medio. Entonces añadimos los higadillos de nuevo y cocinamos unos 10 minutos.

Una vez frío el rehogado, trituramos en la batidora los hígados con el jugo de cocción hasta formar una pasta homogénea. Añadimos mantequilla y un poco de nata montada o claras montadas en frío para tener la textura deseada, que debe ser suave y untuosa. Refrigeramos la mousse en un molde bien tapado hasta una media hora antes de servirla.

Imagen: Comidayvinos

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *