Nachos caseros: un aperitivo de “toma nacho y moja”

Si queremos entretenernos más de la cuenta en la cocina estas fiestas, la mejor manera es dedicarnos a hacer muchos aperitivos divertidos y caseros. Es el caso de los nachos, que una vez preparada la masa podemos inventar mil y una salsas para acompañarlos para que los niños no paren de mojar triangulitos en la mesa. Recordad que un día es un día, pero no todos los días son propicios para atiborrar a los niños de nachos porque son calóricos.

Los nachos son una receta mexicana cuya base principal es la harina de maíz. Los habremos comido muchas veces ya, pero tal vez nunca hechos por nosotros o caseros. Hay quien los hace friendo tortitas mexicanas de maíz, pero no están igual que con la receta original. Entre las salsas para acompañarlos están el guacamole, la salsa de queso, la enchilada, etc. Pero dado su sabor neutro, los nachos son compatibles casi con todas las salsas.

Para hacer los nachos batimos bien 200 gr. maíz cocido con 100 cc. agua, media cuchadaradita de sal y una pizca de pimienta negra recién molida. A continuación mezclamos esta masa con 400 gr. de harina de maíz precocida (amarilla) y amasamos a mano hasta formar una bola. Dejamos reposar unos quince minutos. Estiramos la masa con el rodillo espolvoreando con harina de maíz y hacemos una lámina fina. Cortamos en triángulos y freímos en aceite caliente. Servimos una vez fríos en una fuente acompañados con las diferentes salseritas.

Imagen: Wikimedia

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *