Ñoquis de calabacín y queso, con formas divertidas

Los niños comen con los ojos, por ello dándole estas graciosas formas a nuestros ñoquis los peques no se pensarán el pinchar el tenedor. Estos ñoquis esconden algunas verduras y queso en su masa, como el calabacín. Por lo tanto, alimentan a la vez que son divertidos de comer. Les haremos la salsa que más les guse a los peques para acompañarlos.

Ingredientes: 250 ml. de leche, 66 gr. de harina de sémola, 2 calabacines, 1 cucharadita de mantequilla, 25 gramos de queso parmesano rallado, pimienta, aceite, sal

Preparación: Cortamos finamente los calabacines con un poco de su piel y los rehogamos en una sartén con un poco de aceite y sal. Cuando el jugo se haya evaporado y estén tiernos, los pasamos por el chino.

En una cacerola ponemos a hervir la leche, le añadimos un poco de sal y agregamos la semola. Removemos continuamente y añadimos el calabacín hecho puré. Cuando tengamos una pasta espesa, agregamos el queso rallado y la mantequilla.

Colocamos la masa en una bandeja rectangular para hornear y extendemos bien para que quede una capa de unos 1,5 cm. Ponemos en la nevera hasta que la pasta esté más consistente y bien fría.

Pasado el tiempo de reposo de los ñoquis, extraemos porciones de pasta con ayuda de los cortadores de formas divertidas. Los ponemos en una bandeja de horno con un poco de mantequilla fundida en la superficie y los cocemos durante 10 minutos a 200 grados para que se doren. Podemos también gratinarlos en el grill.

Imagen: Ilpomodororosso

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *