Nuestra tortilla de patata, ¿la tuya?

Representante gastronómica de nuestro país, la tortilla de patata es una de esas recetas tradicionales que, pese a las diversas variantes personales a la hora de prepararla, no pierde su identidad y calidad. Con o sin cebolla, con las patatas pochadas o hervidas, cortadas a rodajas o a taquitos, más o menos cuajada… ¿Cómo te gusta a ti? En Recetín la hacemos así:

Ingredientes: 850 gr. de patatas peladas, 150 gr. de cebolla blanca (también pelada), 6 huevos grandes camperos ecológicos, 2 cucharadas soperas de leche entera, aceite de oliva virgen extra, sal

Preparación: Los primero es rehogar las patatas en el aceite junto con la cebolla. Para ello, cortamos las patatas en rodajas no demasiado finas. Si son muy anchas las rodajas no importa, cuando las remuevas al rehogarlas algunas se romperán, eso no es malo. Les añadimos sal, removemos y las dejamos reposar en un plato. La cebolla la hacemos en juliana fina.

En una sartén antiadherente honda y amplia, ponemos la cantidad de aceite suficiente como para que se cocinen bien las patatas. No tengas miedo de añadir más cantidad de la cuenta, porque luego las escurriremos. Comenzamos rehogando la cebolla a fuego lento con un poco de sal. Una vez transparente, añadimos las patatas y las dejamos cocinar a fuego medio hasta que estén tiernas pero sin que lleguen a estar pastosas ni desmenuzadas. Deben tener la textura de una patata hervida lista para comer. Siempre habrá que estar pendiente de la sartén para ir removiendo la patata. Cuando estén listas, las escurrimos con la espumadera o sobre un colador, reservando un poco de aceite del rehogado, y las reservamos.

Ahora batimos los huevos con una pizca de sal y un chorrito de leche hasta que comiencen a hacer espuma. Echamos las patatas sobre ellos, mezclamos un poco y lo volcamos sobre la sartén de haber rehogado las patatas, que debe tener ya el aceite caliente. Echaremos el aceite justo para que cubra el fondo, también untamos las paredes de la sartén.

A fuego lento, esperamos a que la tortilla se vaya cuajando. Iremos despegando los bordes con una espumadera según se van haciendo, y vamos meneando la sartén de vez en cuando para que se suelte el fondo. De vez en cuando, tapamos la sartén. Para saber cuando darla vuelta a la tortilla nos fijaremos en varias cosas: la base debe notarse suelta al mover la sartén, la superficie habrá estado burbujeando y el huevo crudo se mueve ligeramente, señal de que está cuajada por el interior. Volteamos la tortilla con una tapadera lisa y amplia con cuidado de no tirar el huevo y la volcamos deslizándola sobre la sartén.

Esperamos a que se cuaje a fuego medio también agitando levemente la sartén de vez en cuando. Cuando por el olor notemos que está lista,le apagamos el fuego y la dejamos reposar en la sartén hasta que esté tibia, momento ideal para servirla, nunca en caliente.

Imagen: Lacocinadetassy

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *