Panacota de chocolate blanco

La originaria panna cotta italiana se compone de nata (y leche). Podemos rebajar la cantidad de nata y añadirle otros ingredientes cremosos y que se fundan con la nata como por ejemplo el chocolate blanco. Quizás añadir este ingrediente haga más profundo y dulzón el sabor de la panacota, que suele ser demasiado suave. Para acompañarla, podemos recurrir a infinidad de productos: siropes, frutas, frutos secos, galletas, mermeladas…

Ingredientes: 250 cc. nata, 250 cc. leche entera, 100 gr. chocolate blanco, 100 gr. azúcar, 4 hojas de gelatina, aroma o vaina de vainilla

Preparación:

Remoja las hojas de gelatina en agua fría.

Calienta la leche con la nata en una cazuela, a fuego medio, sin que hierva. Añade 60 gr. de azúcar y el azúcar vainillado. Remueve e incorpora el chocolate blanco en trozos pequeños.

Sigue removiendo a fuego suave hasta que quede una crema uniforme y el chocolate se haya derretido. Añade las hojas de gelatina, remojadas y escurridas. Mezcla removiendo a fuego lento, hasta que la gelatina se haya disuelto por completo y no quede ningún grumo.

Pasa la crema a copas individuales, sin llenar del todo, para que luego quepa la fruta. Reserva en frío 3-4 horas, hasta que esté cuajada del todo.

Imagen: Zycioyikoktail

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *