Pastéis de nata portugueses exprés con caramelo de naranja


¿Quién no ha estado en Portugal y ha tomado los singulares pastéis de nata o los de Belém? Pues bien, esta es una receta exprés, riquísima y casera, creada por el mediático cheff inglés Jamie Oliver. Una vez más, echamos mano de masa de hojaldre congelada que tantas elaboraciones magníficas nos permite hacer en un periquete ¿Comerás los pasterlitos en el desayuno o en la merienda?

Lo que necesitamos:

1 (375 g) Lámina de masa de hojadre (si es congelada, déjala que se descongele unos 20 minutos antes)
125 de nata fresca (crème fraîche)
1 huevo
1 cucharadita de extracto de vainilla o pasta de vainilla
5 cucharadas de azúcar moreno
1 naranja
canela en polvo
Harina para espolvorear

Cómo los hacemos:

Precalentamos el horno a 200ºC. Espolvoreamos una superficie limpia con un poco de harina y desenrollamos la lámina de hojaldre. Cortamos por la mitad para obener dos cuadrados de 20 X 20 cm. Espolvoreamos canela por encima de la masa y la enrollamos (cada parte) como si de un pergamino se tratara (que no queden huecos, es decir, apretadito). Cortamtos en 6 porciones iguales que ponemos en los huecos de un molde mútiple para magadalendas ligeramente enharinado.

Con los dedos pulgares, y viendo la espiral de los rollitos que hemos hecho desde arriba, estiramos hacia fuera de manera que nos quede plano el fondo y que la masa sobresalga por los bordes. Ponemos en la parte superior del horno y cocemos durante 8-10 minutos, hasta que estén ligeramente doradas las tartaletas (mejor ponerse la alarma porque se nos pueden quemar y es vuelta a empezar).

Mientras, mezclamos en un cuenco la nata fresca, el huevo, la vainilla, 1 cucharada de azúcar moreno y la ralladura de la naranja. Mezclamos bien.

Sacamos las tartaletas del horno y, con el dorso de una cuchara, aplastamos dando forma de nuevo las tartaletas (que habrán subido) hacia los bordes, haciendo hueco para el relleno. Con una cuchara repartimos la mezcla de nata fresca en cada tartaleta y hornemos durante 8 minutos (ponte la alarma de horno).

Mientras tanto, ponemos el zumo de la naranja a fuego fuerte en una sartén, añadimos 4 cucharadas de azúcar moreno, removiendo con asiduidad, pero ojo a las quemaduras que la de caramelo es especialmente peligrosa. Cuando estén, pon un poco del caramelo sobre cada pastelito que aún estarán burbujeando (esto da igual). Déjalos enfriar ya fuera del horno para que el caramelo solidifique. Listo.

Imagen: eng.fripan

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *