Pastel de arroz Basmati

Ingredientes

  • 4 tacitas de arroz Basmati
  • 4 salchichas frankfurt
  • 4 lonchas de bacon
  • 1 puerro pequeño
  • 1/2 cebolla
  • 200 ml. de nata líquida (un tetra brick de los pequeños)
  • queso rallado para fundir
  • aceite de oliva
  • sal

A los niños les encanta el arroz, todo el mundo lo sabe. Ya sea en paella, con tomate, con leche o incluso en sopa, pocos hay que se resistan a este cereal de gran valor energético y proteínico, a la par que fácil de digerir. Existen muchas variedades, y el arroz Basmati que hoy proponemos, destaca por ser una variedad muy aromática y baja en almidón.

Nuestra propuesta de hoy es elaborar un sencillo pastel de arroz Basmati que hará que tanto pequeños como grandes se chupen los dedos. Tan sólo necesitaremos un puñado de ingredientes básicos para llevar hasta la mesa un primer plato como Dios manda.

Preparación

Comenzaremos rehogando ligeramente el arroz en una sartén amplia con una cucharadita de aceite de oliva y sal, y luego añadiremos el agua. Es importante tener en cuenta que el arroz basmati no responde a las proporciones de dos partes de agua por una de arroz, sino que por cada parte de arroz deberemos añadir tres de agua. Dejaremos cocer a fuego medio.

Mientras se hace, picaremos la cebolla y los puerros muy finamente y los pochamos en otra sartén con un chorrito de aceite de oliva y un poco de sal. Es importante que antes de decidirnos por añadir estos ingredientes nos aseguremos de que el niño no los aborrece, ya que por muy pequeños que sean los trozos detectará su presencia de inmediato y rechazará el plato. Si no les gusta, podemos prescindir de ellos.

A este sofrito añadiremos las salchichas y el bacon que previamente habremos cortado en trozos muy pequeños y los rehogaremos junto con la verdura hasta que estén doraditos. Cuando el arroz esté listo le incorporaremos en la misma sartén el sofrito y la nata, y removeremos durante un par de minutos para que se reparta de manera uniforme.

Una vez hecho esto retiraremos la sartén del fuego y volcaremos el contenido sobre una fuente de horno, dándole forma de pastel ayudándonos con una cuchara. Tan sólo tendremos ya que espolvorear con el queso rallado y meterlo en el horno a gratinar unos minutos. Cuando veamos que el queso está tostadito ya se puede servir. ¡Cuidado, que quema!

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *