Pastel de espinacas y huevo o Torta Pasqualina

Ojeando la cocina de Pascua de otros países he dado con la Torta Pasqualina. Este pastel salado es típico de la región de la Liguria, aunque su fama ha traspasado fronteras. Lo más laborioso es hacer la masa, pero podemos usar un hojaldre ya preparado listo para hornear. Con perdón, a esta receta hay que echarle huevos, lleva 12. Con un sustancioso relleno de espinacas y queso, este pastel se puede llevar a un picnic o ponerse en un buffet, ya que se suele tomar frío.

Ingredientes: Para la masa (sustituible por 4 de pasta quebrada): 500 gr. de harina, 100 ml. de aceite de oliva, 250 ml. de agua, sal. Para el relleno: 1 kg de espinacas frescas, 30 gr. de manteca, 2 dientes de ajo, 1 cebolleta fresca, 500 gr. de queso ricotta (sustituible por requesón), 5+7 huevos, 100 gr. de queso parmesano rallado, nuez moscada, sal y pimienta

Preparación: Lo primero que tenemos que hacer es preparar la masa para formar 4 láminas. Dos hacen de base y otras dos de capa. Para ello, mezclamos la harina, el aceite, el agua y amasamos los ingredientes hasta hacer una masa firme y homogénea. La dejamos reposar unos 30 minutos.

Volvemos a amasar y la dividimos en 4 bolas. Dos deben pesar unos 300 gr. por bola y las otras unos 180 cada una. Las ponemos en una bandeja y las cubrimos con film para dejarlas reposar en la nevera como 1 hora.

Mientras tanto, hacemos el relleno. Hervimos las hojas de espinacas limpias en agua salada, las escurrimos bien y las picamos muy bien. Si las usamos congeladas ya tenemos esto adelantado.

En una sartén rehogamos la cebolleta con aceite hasta que esté transparente. Entonces, añadimos las espinacas y continuamos rehogando hasta que estén suaves. Salpimentamos. Ahora las pasamos a un bol y las mezclamos con la mitad del parmesano, 2 huevos y la mejorana picada.

Por otro lado, hacemos una crema batiendo el ricotta, 3 huevos, 30 gramos de queso rallado y una pizca de nuez moscada y sal.

Retomamos la preparación de la masa. Estiramos una de las bolas grandes hasta dejar una fina lámina de masa. Rellenamos con ella el fondo de un molde engrasado para tartas. Hacemos lo mismo con la otra bola grande y la disponemos sobre la otra lámina. Rellenamos el molde ahora con las espinacas bien extendidas y sobre éstas, la crema de queso.

Ahora viene la gracia del pastel. Sobre la masa de ricotta y con ayuda de una cuchara hacemos 7 cavidades. Separamos los 7 huevos en claras y yemas. En cada hueco del ricotta vertemos una yema. El siguiente paso es cubrir la capa de queso y yema cuidadosamente con una fina película de claras sin batir. No es necesario echar las siete. Acabamos cubriendo con el resto del paremsano.

Ahora estiramos las dos bolas pequeñas de masa y cubrimos el pastel con ambas. Primero con una, cerramos con las de la capa base, untamos con aceite y superponemos la otra. Doblamos los bordes para sellar bien la tarta. Pintamos con aceite o huevo batido.

Cocinamos a 180 grados en horno precalentado durante 45 minutos. Una vez dorada, la dejamos reposar un poco antes de servir. Se puede tomar tibia o fría.

Imagen: Theartichokeblog

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *