Pastel de palmitos, carrillada y macedonia: para muchos comensales y de rápido servicio

Esta vez os proponemos un menú navideño basado en platos que se pueden cocinar para muchos invitados y que nos permiten dejarlos hechos horas antes de la comida para después llevarlos directamente a la mesa en una fuente y servirlos.

De primero tenemos un pastel de palmitos y roquefort. El queso fuerte suele gustar a los niños y los palmitos es una hortaliza que por su delicado sabor no suele dar problemas a la hora de que lo tomen. Según el numero de comensales hacemos uno o varios pasteles y el horno se encargará de cocinarlos y calentarlos después. De segundo, un guiso de carrillada con salsa de frutos secos, que se puede hacer de un día para otro. Y de postre, una buena bandeja de macedonia gratinada.

El pastel de palmitos y roquefort lo elaboramos forrando un molde circular antiadherente con una lámina de pasta quebrada. Aparte, amasamos 200 gramos de roquefort, 3 huevos, 100 gramos de queso blanco de untar y 100 gramos de nata líquida. Sobre la masa quebrada, ponemos la mitad de la mezcla de queso. Encima ponemos una lata grande de palmitos en rodajas y cubrimos con el resto de la crema de queso. Tapamos con otra lámina de pasta quebrada sellando bien los bordes. Pintamos con huevo batido y horneamos a 200 grados hasta que esté dorado el pastel.

Para hacer un kilo de carrillada comenzamos limpiando de briznas y sazonando los trozos de carne. Los doramos en una cacerola con aceite caliente por todos sus lados. Aparte rehogamos dos cebollas, una manzana a trocitos, una zanahoria y dos dientes de ajo hasta que adquieran un color dorado, en ese momento mojamos con un chorro de brandy, esperamos a que se consuma el alcohol y añadimos pimienta, canela y el clavo. Añadimos este sofrito a la carne y cubrimos con un poco de agua y caldo de carne. Cuando la carne esté tierna sacamos con una espumadera y reservamos. A partir de ese momento procedemos según la receta de salsa navideña de frutos secos, es decir batir las verduras, colar y calentar en ella la carrillada y los frutos secos elegidos.

La macedonia la preparamos escogiendo las frutas que más nos gusten, si es posible elegiremos las de temporada. Las pelamos y las troceamos y las ponemos en una bandeja con azúcar dejándolas macerar durante una hora. Mientras tanto hacemos la crema pastelera, batiendo siete yemas de huevo con 50 gramos de azúcar y 40 gramos de harina de maíz. Mientra batimos, vamos echando medio litro de leche caliente azucarada. Ponemos ahora la crema de yemas a fuego muy lento y esperamos a que espese sin dejar de remover. Le añadimos un poco de vainilla y la reservamos tapada con film en contacto para que no se forme una película sobre la crema. Una vez fría, ponemos sobre la bandeja de frutas la crema y espolvoreamos con azúcar. La llevamos al horno a fuego fuerte a que gratine.

Imágenes: Lacocinadeile, Delavistaalpaladar, Biensimple

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *