Pastelitos de mousse de arándanos y gelatina de mandarinas

Mmmmmm, ¡qué colorido! ¿No os dan ganas de hacer real la imagen del post? Es evidente que no nos podamos resistir a estos deliciosos pastelitos de arándanos y mandarinas, dos de las frutas que el otoño nos ofrece y que están en su mejor época.

Aunque de repente podemos pensar que estos pastelitos son una golosina, las mandarinas y los arándanos hacen que se convierta en un postre repleto de vitaminas y beneficios para la salud. Aparte es un postre muy digestivo y no demasiado calórico. No os lo penséis y preparadlo junto a los niños para la próxima merienda infantil que tengáis. Recetas como estas hacen volar la imaginación de los niños cuando entran en la cocina y seguro que le aportan toques más divertidos de lo que harían los mayores.

Ingredientes:

Una tarrina de arándanos (o mermelada)
4 mandarinas medianas
2 yogures naturales (o queso quark)
Azúcar
6 hojas de gelatina
3-4 galletas
50 g de mantequilla
Pastillitas de fruta para decorar
Como moldes: aros de pastelería

Preparación:

Primeramente preparamos la base de los pastelitos. Para ello trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida hasta obtener una pasta. Con ella, vamos cubriendo el fondo de los aritos de pastelería, que estarán sobre un plato.

Para el mousse de arándanos, primero hacemos una jalea de arándanos. Ponemos en un cazito los arándanos lavados junto a tres cucharadas de azúcar y un chorrito de agua. Cocemos a fuego lento hasta obtener un almíbar espeso y la salsa haya adquirido el color de los arándanos. Si queremos podemos machacar un poquito los arándanos, según la textura deseada para la mousse.

Una vez fría, mezclamos la jalea de arándanos con los yogures o el queso quark que previamente habremos montado un poco con las varillas. A esta crema, añadimos tres hojas de gelatina reblandecidas en agua fría disueltas en un poquito de leche caliente.

Cuando esté un poco fría, vertemos esta crema hasta la mitad de los aros encima de la base de galletas y dejamos en la nevera hasta que cuaje.

Para hacer la gelatina comenzamos exprimiendo las mandarinas. Reservamos un poquito de zumo y calentamos.

Hidratamos tres hojas de gelatina en agua, las escurrimos y las añadimos al zumo que habíamos calentado y disolvemos.

Azucaramos el resto del zumo de mandarinas y le añadimos la mezcla de gelatina y zumo. Dejamos enfriar unos minutos fuera de la nevera.

Cuando haya cuajado la mousse de arándanos, vertemos en los aros la gelatina y dejamos cuajar en la nevera.

Cuando esté la gelatina, sacamos los pasteles de los aros con cuidado de no estropear las tartitas y decoramos con pastillitas de fruta, con lacasitos o con trocitos de mandarina o arándanos.

Vía: Facilísimo

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *