Pavo relleno especial Navidad

Ingredientes

  • Un pavo deshuesado de un tamaño adecuado dependiendo del número de comensales.
  • Salchichas de cerdo frescas
  • Ciruelas pasas
  • Orejones
  • Piñones
  • Nueces
  • Un huevo
  • Cebolla
  • Puerro
  • Un vasito de jerez
  • Manteca de cerdo
  • Sal

¿Qué son unas Navidades sin un buen pavo relleno? Todos los años, para el día de Navidad, yo soy la encargada en mi casa de hacer este fantástico plato típico que gusta a todos, luce mucho en la mesa y se presenta como el plato fuerte ideal para después de los entrantes y aperitivos. Si además lo acompañamos con unas patatas asadas, el éxito está garantizado.

Recetas de pavo relleno hay muchas, pero hoy os quiero detallar la mía en particular, que tanto éxito me ha reportado año tras año. Desde la abuela hasta el más pequeño de la casa se chuparán los dedos con un plato que, aunque parezca lo contrario, no requiere de una trabajosa preparación ni es nada caro.

Preparación

No importa si para esta receta escogemos pavo, o pollo, más económico y pequeño en el caso de que sean pocos los comensales, pero será importante que esté deshuesado. Tal vez quieran preparárnoslo en la pollería. Si no, en Mercadona lo he encontrado yo los últimos años y supongo que otros supermercados lo ofrecerán deshuesado durante estas fiestas.

Una vez que tengamos el pavo, bien lavado, vacío y salado por dentro, procederemos a realizar el relleno. Para ello extraeremos la carne de las salchichas y la mezclaremos en un bol junto con un huevo para darle una mayor jugosidad. Añadiremos a la mezcla los frutos secos y revolveremos bien para que queden bien repartidos. Una vez listo, rellenaremos el pavo con cuidado con la ayuda de una cuchara para, después, coser la abertura con un poco de aguja e hilo normal.

Picaremos entonces una buena dosis de cebolla, la suficiente como para hacer una cama que cubra bien todo el fondo de la fuente de horno sobre la que asentaremos el pavo. También añadiremos puerro cortado en juliana. Regaremos con un vaso de jerez, un poco de agua, salaremos el pavo por fuera y le colocaremos por encima unas pequeñas bolitas de manteca de cerdo para que se nos dore mejor.

Llegados a este punto precalentaremos el horno a 150-170º e introduciremos el pavo. Por norma general, necesitará 1/2 hora de horno por cada 1/2 kilo de peso, pero conviene que estemos pendientes de si se queda sin salsa para añadir más agua, así como de que no se nos tuesta antes de tiempo por la parte de arriba. Esto se puede paliar colocando sobre la parte superior, si se ve muy tostada, un trozo de papel de aluminio, pero sin envolver el pavo para que respire y no se cueza.

Cuando esté listo sólo falta que le demos a la salsa un golpe de batidora y la pasemos bien. Al estar deshuesado nos será muy sencillo cortarlo, lo haremos en rodajas que colocaremos sobre una fuente y regaremos con la salsa antes de presentar. En el corte, el comensal apreciará los distintos matices que le confiere el relleno agridulce.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *