Pechuga de pavo rellena con salsa de Roquefort

Normalmente el pavo siempre ha tenido mala fama. O por los chistecillos navideños o por su carácter insípido, siempre se ha visto relegado a formar parte de cocidos mayores o bien a la triste plancha. Hoy os proponemos una nueva forma de comer esta carne que puede resultar exquisita.

Ingredientes:

Pechugas de pavo
Pimientos del piquillo
1 trozo de queso Roquefort
Tomate frito
Sal
Pimienta
Especias al gusto

Preparación:

Abrimos las pechugas como un libro, siempre intentando que el corte sea longitudinal y que la pechuga esté bien abierta para luego rellenarla. Es el momento de añadir la sal, la pimienta y las especias al gusto (aconsejamos tomillo, romero y comino).

Cogemos los pimientos del piquillo, le quitamos el líquido que traen y los doramos un poco en una sartén. Cuando estén doraditos es el momento de ir colocándolos en las pechugas, una loncha de queso (semi curado o de sandwich) culminará el conjunto.

Cerramos las pechugas ayudándonos de palillos de dientes para que queden bien selladas. Las pasamos por harina, huevo y pan rallado y a freír.

Mientras tanto cogeremos una cazuela donde pondremos una base de salsa de tomate a calentar. Cuando esté a una buena temperatura añadiremos el roquefort y movemos hasta que se funda. Los pimientos que nos hayan sobrado (tened en cuenta que las pechugas con 2 pimientos están listas) también los añadimos al conjunto. Cuando tengamos una salsa anaranjada metemos la batidora y dejamos la salsa bien fina.

Servimos con la salsa aparte o bien bañando la pechuga, al gusto del comensal. Maridaje con vino blanco, espumoso o cava. Esperamos vuestros comentarios sobre esta receta.

Imagen: Univisión.

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *