Pepito de ternera y queso, calentito, crujiente, tierno…

Como casi todos sabréis, los pepitos de ternera son unos apetitosos bocadillos no muy grandes y algo alargados que contienen en su interior un fino filete. La gracia está en que el pan esté tierno y crujiente a la vez, calentito, y que el filete lleve un poco de la salsita que queda al plancharlo, para darle jugosidad al bocadillo.

Los pepitos apetecen siempre. A media mañana, como aperitivo, para merendar o para cenar. Tened en cuanta que el filete de ternera sea fino y tierno para que los niños se lo coman a gusto. El truco, añadir la sal una vez estén hechos, porque así no sueltan tanta agua, de otro modo pierden ternura. Para enriquecer el pepito, le hemos añadido también una lonchita de queso semicurado.

Preparación: Mientras planchamos los filetes con aceite, calentamos el pan en el horno o en una plancha. En el último momento, cuando los filetes están hechos, ponemos sobre ellos un poco de sal y la loncha de queso para que con el calor de la sartén se funda. Entonces abrimos el pan, ponemos un poco de salsa de los filetes, metemos la carne con el queso y cerramos. ¡A comer!

Imagen: Recetascarmenrico

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *