Pizza-sándwich ¿o sándwich-pizza?


Llegas con hambre a casa por la noche y te quieres hacer un sándwich pero tienes ganas de pizza pero sólo hay pan de molde… ¡Te haces una pizza-sándwich! Si tienes una sandwichera de estas de toda la vida mejor que mejor. Os digo ahora mismo qué le puse yo a la mía, pero poniendo una base de tomate, orégano y queso ¡deja volar la imaginación! O lo que tengas en el frigo

Ingredientes (para 2): 4 rebanadas de pan de molde, salsa de tomate, oréganos seco, 2 lonchas queso (yo puse manchego), 8 tomates secos en aceite, unas tiras de pimiento rojo crudo, 1 lata de caballa en aceite, ¼ de cebolla en juliana.

Preparación: unta dos rebanadas del pan con el tomate; espolvorea orégano al gusto, Pon encima de cada rebanada una loncha de queso. Encima, ponemos los tomates secos escurridos (4 por rebanada), unas 2-3 tiras de pimiento en cada una y un poco de cebolla en juliana. Repartimos la caballa entre las dos bases, bien escurrida.

En este punto puedes coronar con otra loncha de queso (se fundirá) y/o con un poco más de salsa de tomate. Tapa con la otra rebanada de pan, cierra la sandwichera y espera unos 3-4 minutos, o hasta que esté hecho (en la mía se apaga un piloto rojo cuando está listo), dorado y crujiente. Saca de la sandwichera y córtalos en dos o en cuatro, como gustes. Pueden valer para una cena, o como tapitas/aperitivos (en porciones). Buenísimo.

Imagen: forumsivillage

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *