Platos muy salados, trucos fáciles

Se nos ha pasado la mano con la sal y, ni por asomo, vamos a desperdiciar esa comida. Os proponemos unos cuantos trucos fáciles y adaptados a diferentes tipos de recetas.

1. Para las sopas o guisos caldosos o con salsa, debemos poner un vasito de gaseosa para corregir el exceso de sal.

2. Si estamos haciendo un guiso con poca salsa,como por ejemplo una menestra o una carne, el pan puede solucionarnos el problema de la sal. Echaremos un bollo de pan partido por la mitad en el guiso, rociaremos con un poco de agua y dejamos cocinar unos minutos hasta que el pan se puje y chupe el caldo sobrante. ¿Desaparecerá el regusto salado?

3. El truco de la patata es más clásico. Partimos una patata mediana por la mitad (también depende de la cantidad de comida) y la dejamos cocer unos 15 minutos en el plato. suele valer para comidas con salsas y sopas.

4. Si se trata de una crema, podemos poner la patata cocida y hecha puré directamente y la ligamos bien. También resulta eficaz poner un chorro de nata. Claro está, el sabor de la crema se ve ligeramente rebajado, pero eso sí, estará comestible al no estar tan salada.

¿Tienes tú algún otro truquillo por ahí escondido para eliminar el exceso de sal en tus platos?

Imagen: Saludenvidiable

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *