Pollo a la sal, pollo y sal

Los alimentos cocinados en el horno envueltos en sal son una opción sana y ligera para tu menú de esta Navidad. Carnes y pescados horneados a la sal no necesitan más ingrediente que ellos mismos, ya que se cocinan conservando sus propios jugos y sabores y sin necesidad de añadir jugos y grasas extra. La coraza que crea la sal concentra el vapor permitiendo cocerse así al alimento.

Generalmente se preparan a la sal la dorada o el lomo de cerdo, pero probemos con el pollo. Puedes hacer el pollo entero y limpio por dentro o bien troceado, pero siempre con piel. Obviamente, a mayor tamaño de la pieza, mayor tiempo de horneado. Si prefieres aromatizar un poco el plato, puedes añadir unas hierbas o un poco de limón.

Antes de pasar a la receta se me olvidaba decir que el plato no sale salado.

Ingredientes: 1 pollo, 2 kilos de sal gruesa

Preparación: Cubrimos la base de una bandeja de horno con una cama de sal y ponemos el pollo encima. Cubrimos con sal hasta que se oculte el pollo totalmente y metemos en el horno a unos 225 grados durante 45 minutos. A continuación bajamos un poco la temperatura y esperamos a que la sal se abra un poco, señal de que el pollo está listo. Antes de servir, puedes darle un toque de horno potente, ya sin sal, para tostar la piel.

Imagen: Themalaysiancuisine

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *