Potaje de vigilia, completísimo

El potaje de vigilia o de cuaresma es un plato tradicional que se ha ido trasmitiendo de generación en generación a través de nuestras madres y abuelas. Según la costumbre católica, los viernes de cuaresma y el Viernes Santo, los fieles se deben sacrificar sin comer carne. El bacalao es pescado el elegido para suplir a la carne en muchos de los platos de Semana Santa.

Si añadís un bacalao desmigado, fácil de comer para los niños, y unas espinacas picaditas, tenéis más asegurado el éxito entre los pequeñines.

Ingredientes: 250 gramos de garbanzos, 200 gramos de bacalao, 750 gramos de espinacas, 2 cucharadas de aceite, 4 dientes de ajo, Azafrán, 4 rebanadas de pan, 2 huevos duros, Pimentón, Caldo de verduras

Preparación: Cocemos los garbanzos en una olla con 1 litro de agua y laurel. Mientras, freímos el pan y los ajos machacados. Cocemos los huevos. Freímos las yemas duras, el azafrán y el pimentón. Todo ello se mezcla y formamos una pasta. Esta pasta la agregamos sobre los garbanzos y echamos también las espinacas. Ponemos a fuego lento y pasados 5 minutos echamos el bacalao. Dejamos 10 minutos más y apartamos y servimos con las claras de huevo cocido por encima.

Imagen: Cocina tipo

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *