Pudin de caquis persimon y arándanos: meriendas caseras y dulces


El caqui persimon procede de la denominación de origen Ribera del Xúquer (Valencia). Se trata de una variedad de caqui con una pulpa dura y dulce que se puede consumir con cuchillo y tenedor. La textura firme y el color anaranjado se consiguen sometiendo la fruta a tratamiento natural mediante el cual se elimina la astringencia. Este fruto contiene un alto contenido en vitamina C, y es rico en potasio. Para esta receta, úsalos cuando estén maduros o mételos en una bolsa de papel durante 3 días.

Ingredientes: 3 caquis persimon grandes y maduros, 1 sobre de gasificante de repostería (o una cucharadita de bicarbonato sódico en su defecto), 1 taza y media de harina (190 g aproximadamente), 1 pellizco de sal, 1 cucharadita de canela molida, 1 cucharadita de nuez moscada recién molida, 1 pellizco de jengibre molido, 120 g de mantequilla a temperatura ambiente, 1 taza y media (190 aproximadamente) g de azúcar moreno, 3 huevos grandes, medio vasito de ron, 2 cucharadas de zumo de limón, la ralladura de una naranja (sólo la parte coloreada), la ralladura de un limón (sólo la parte coloreada), 200 g de arándanos frescos, congelados o en conserva, 80 g de nueces picadas.

Preparación: precalienta el horno a calentar a 170º c. y un recipiente con agua para cocer al baño María. Corta los caquis por la mitad y sácales la pulpa. Tritúrala en con la batidora hasta obtener un puré homogéneo. Pon el puré en un cuenco con el gasificante, remueve y reserva; el puré se hará más espeso.

En un recipiente, mezcla la harina, la sal, la canela y la nuez moscada. En otro recipiente, bate la mantequilla y el azúcar hasta obtener una crema homogénea y ligera. Añade los huevos, el ron y el zumo de limón. Incorpora el puré de persimon. Poco a poco, ir incorporando la harina removiendo hasta que quede homogéneo. Añade también las ralladuras de naranja y de limón, el jengibre, los arándanos y las nueces.

Vierte la masa en un molde y colócalo en el recipiente con agua en el horno. Cuécelo al baño María durante 45 minutos aproximadamente, o hasta que al pinchar el centro con un palillo, éste salga limpio. Deja enfriar sobre una rejilla en el mismo molde. Sirve a temperatura ambiente.

Imagen: wairere

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *