Puding de salmón

El puding es un plato de muy fácil digestión, y además está delicioso. A los niños les suele gustar ya que parece un postre más que un plato principal. En esta ocasión vamos a hacer un puding de salmón y huevo, ya veréis que bueno esta.

Ingredientes para 4 personas: 200 Cc de aceite, dos gotas de colorante, dos huevos, 500 Cc de leche, dos cucharadas de maicena, dos cucharadas de mantequilla, tres cucharadas de mostaza, una taza de nata liquida, 250 gramos de nata montada, 10 gramos de pimienta blanca molida, 500 gramos de salmón fresco, una pizca de sal, un chorrito de vinagre y una copa de vino blanco seco.

Preparación: Primero preparamos la bechamel. Se rehoga la harina en la mantequilla cuando empiece a tomar color se condimenta con sal y pimienta y se va incorporando la leche hasta conseguir una suave crema.

Después hacemos la salsa bearnesa. Se pone en una sartén la mantequilla a calentar y se añade la maicena y se tuesta un poquito, sin que se queme, dándole vueltas con una cuchara de madera. Se saca del fuego y se añade el vino blanco, la mostaza y la nata líquida.

Ahora vamos troceando y picando el salmón en crudo. A la bechamel le añadimos el salmón, la sal, las yemas y la clara del huevo batida a punto de nieve, más la nata montada y el colorante.

En un molde para horno bien engrasado, se vierte la mezcla y se mete al baño María en el horno, hasta que este hecho. para saber si esta echo tenemos que pinchar con un palillo, este debe salir más bien limpio. Servir con la salsa.

Vía: Recetas
Imagen: Recetas de cocina blog

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *