Pulpo frito: un pescadito frito diferente

Quizás lo hayamos probado en aliño o a la gallega, pero nunca frito. Es muy importante elegir un pulpo no demasiado grande y asegurarnos de que sea tierno, para obtener una fritura fácil y rica de comer. Congelar el pulpo es una buena solución. Una ensaladita o un poco de mayonesa bastan para disfrutar del pulpo frito.

Ingredientes: 1 pulpo mediano, crudo y congelado, sal, harina para freír, aceite de oliva, limón

Preparación: Una vez descongelado el pulpo, cortamos las patas en trozos de medio centímetro. Lo salamos y lo pasamos por harina. Lo pasamos por un colador o tamiz para eliminar el exceso de harina.

Luego calentamos una sartén amplia con abundante aceite de oliva a unos 200 grados. El aceite debe estar bien caliente, pero no debe llegar a humear. Freímos el pulpo enharinado en el aceite en pequeñas cantidades, hasta que quede bien dorado y crujiente. Es importante no freír a demasiada temperatura, ya que se quemaría por fuera y quedaría crudo el interior, ni freír en exceso, ya que quedaría muy seco. El punto justo lo da la experiencia.

Una vez listo el pulpo frito lo escurrimos un poco y los servimos de inmediato con un poco de limón.

Imagen: Comprarentuciudad

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *