Quiche de acelgas, champis y beicon

Ingredientes

  • 1 láminda de pasta brisa (quebrada) fresca o congelda
  • 250 g de champiñones laminados limpios
  • 1 bosa de acelgas o espinacas limpias
  • 200 g de beicon o panceta
  • 1 brick de nata para cocinar
  • 4 huevos
  • 100g de queso rallado
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada molida

La quiche puedes hacerla de mil y un ingredientes, siempre que la proporción de nata y huevos sea la adecuada. hay quien opta por leche evaporada en vez de nata y ciertamente que muy bien. En este caso usaremos champiñones, acelgas (usa las que vienen lavadas y listas para su consumo, pues ahorrarás mucho tiempo) y beicon, que bien puedes sustituir por jamón en dados (aunque tendremos cuidado con la sal si optamos por él).

Preparación:

Si la masa quebrada es congelada, sácala media hora antes del congelador y déjala a temperatura ambiente. Estira la masa un poco sobre una superficie limpia y enharinada con ayuda de un rodillo; coloca por encima de un molde redondo de fondo extraible de modo que sobresalga el exceso de masa, y aprieta hacia el fondo, elevando los bordes.

Debemos de hacer con ella una tartaleta. La masa quebrada es como plastilina, así que si se te rompe por algún lugar, coge un trozo de un lado y pega en otro. Puedes pinchar la base y los laterales con un tenedor, aunque esta masa no sube. Reserva. Precaliente el horno a 180ºC.

Para hacer el relleno, en una sartén saltea el beicon cortado en dados (no hace falta aceite**). Cuando esté dorado, sácalo con una espumadera y reserava. En la grasa que ha soltado saltea los champiñones laminados (limpios ya); pasado 5 minutos añade las acelgas haciendo una montaña, pues menguaran en un segundo al calor. Da unas vueltas y aparta.

En un cuenco amplio casca los huevos, sálalos, añade una vuelta de pimienta y nuz moscada rallada al gusto. Vierte la nata y bate con varillas, pero no demasiado. Incorpora el queso, el beicon escurrido de grasa, y las verduras, también sin líquido. Da unas vueltas con una cuchara de madera o espátula y vierte sobre la base de masa (cruda) que tenías reservada.

Hornea 45 minutos a 180ºC o hasta que esté bien dorada. Si ves que empieza a tostarse demasiado pronto, cubre con una lámina de papel de alumnio. Siempre puedes darle un golpe de grill al finalizar. Desmolda en templado. Puedes tomarla templada o fría, como más te guste. Al día siguiente estará riquísima también, icluso la puedes congelar en porciones y calentar después.

** NOTA: Si optas por no usar beicon o jamón, saltea las verduras en una cucharada de aceite o mantequilla.

Imágenes:
pixiewishes
misrecetas.org

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *