Raviolis fritos, más crujientes

Los raviolis se toman cocinados como el resto de la pasta, al dente. Pero no siempre. En este caso vamos a darle un toque más original y festivo a los raviolis y los vamos a freír. De esta forma tenemos un curioso aperitivo, guarnición o primer plato.

El relleno es cosa vuestra. Os recomendamos un relleno consistente y pastoso como el queso, el paté, el atún, la carne picada… De esta forma el contraste con el crujiente de la pasta será mayor, y evitaremos que el relleno se salga al freírse la pasta.

Un último consejo. Hazlos con pasta fresca, los raviolis de pasta seca y cocidos no dan el mismo resultado ni por asomo.

Ingredientes: Raviolis de pasta fresca ya preparados o láminas de pasta fresca para lasaña, aceite, sal

Preparación: Si hemos elegido pasta fresca laminada, la cortamos a cuadrados del tamaño deseado. Sobre uno de cada par ponemos un poco de relleno y lo tapamos con el otro. Pegamos los bordes con ayuda de huevo batido y las púas de un tenedor.

Freímos en aceite caliente por ambos lados y salamos.

Imagen: Cocinatipo

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *