Raviolis rellenos de pato confitado y cerdo


Una vez vi a un cocinero que en vez de entretenerse en hacer la masa para los raviolis cortaba cuadrados de masa fresca de lasaña. Tú puedes hacer lo mismo o usar masa won-ton de la que se usa para la cocina china. Esta receta es sofisticada en cuanto a los ingredientes que lleva, que no difícil. Si no encontramos confit de pato, podemos poner unas carne de perdiz en escabeche de lata o cualquier resto de pollo guisado que nos halla sobrado.

Ingredientes: 40 láminas frescas para raviolis (o láminas de laña) o de pasta won-ton, 1 huevo batido, un poco de mantequilla, 600 ml de caldo de ave, 500 g de col china picada, parmesano, aceite de oliva. Para el relleno: Un poco de aceite, 1/2 cebolla picada fina, 300 g de carne picada de cerdo, 2 muslos de pato confitado desmenuzados, 1 cucharada (15 g) de jengibre fresco, rallado, 1 diente de ajo, hierbas frescas al gusto (cilantro, cebollino, etc), 1 huevo, 2 cucharadas (30 g) de pan rallado, un poco de salsa de soja.

Preparación: en una sartén con un poco de aceite a fuego medio pochamos la cebollala y salteamos la carne de cerdo. Agregamos el confit de pato desmenuzado y el jengibre rallado. Pasados unos 2-3 minutos, añadir el ajo, el cilantro y el cebollino picados finamrente. Vertemos la mezcla en un bol y, a continuación, agregamos el huevo, el pan rallado y un poco de salsa de soja. Sazonamos al gusto, removemos y reservamos.

Extendemos la masa raviolis en la superficie de trabajo. Ponemos una cucharadita de relleno en el centro de cada cuadradito de pasta (sin pasarnos. Con un pincel, mojar con el huevo batido el borde de la masa y, a continuación, plegamos en un triángulo; con un tenedor sellamos bien los bordes. Juntamos los dos extremos y presionamos firmemente para sellar. Repetimos este procedimiento con los demás raviolis.

En una olla, cocinamos los raviolis durante 2 minutos en agua hirviendo con sal. Mientras tanto, calentamos una sartén antiadherente a fuego medio-alto un poco de mantequilla mantequilla. Escurrir los raviolis y repartirlos por la sartén una vez que la mantequilla se haya tostado ligeramente. Doramos 1 minuto por cada lado, luego desglasar con el caldo de ave, es decir, añadir el caldo y dejar reducir hasta que cubra la pasta.

Añadimos finalmente la col y sazonamos. Servir cada porción con virutas de parmesano y un chorrito de aceite de oliva.

Imagen y adaptación: lesgourmandisesdisa

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *