Sangre encebollada, también con tomate

Ingredientes

  • 750 gr. de sangre
  • 2 cebollas gordas
  • 3 dientes de ajo
  • 600 gr. de tomate triturado
  • aceite de oliva
  • pimienta
  • sal

A quienes nos gusta este plato nos podrán llamar vampiros, pero nos da igual. La sangre, generalmente de pollo, guisada de esta manera está riquísima. No sabemos si la que beben los draculines estará igual de rica. Por cierto, la sangre de pollo contiene menos calorías que la carne, aporta buena cantidad de proteínas y por unas décimas no es un alimento 0% materia grasa. Eso sí, lo que le añadamos al guiso cambia la cosa.

Preparación: 1. Troceamos la sangre en dados no demasiado pequeños.

2. En una cacerola con un buen fondo de aceite, salteamos la sangre salpimentada a fuego medio durante unos 10 minutos. Tenemos que tener cuidado de que no se nos rompa al removerla. Cuando se oscurezca uniformemente, la retiramos.

3. Aprovechamos el aceite de la cacerola para rehogar la cebolla en juliana y los dientes de ajo picados. Añadimos un poco de sal. Cuando la cebolla esté bien transparente y tierna, vertemos de nuevo la sangre. Dejamos cocer a fuego lento con un poco de agua o vino, si no vamos a echar tomate, hasta que se reduzca la salsa.

4. Si añadimos el tomate, volcamos la sangre sobre la cebolla rehogada y dejamos cocer el guiso a fuego lento hasta que el agua del tomate se evapore y quede una salsa concentrada y bien roja.

Imagen: Luisaincuina

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *