Scones, merienda a la inglesa

Scones, merienda a la inglesa

Los scones son unos pastelitos típicos de Inglaterra que se suelen servir con el té. Son una especie de bollitos abizcochados, húmedos y tiernos. Pueden ser salados o dulces, y a veces contienen especias, chocolate o frutas.

A los niños se los podemos dar sea como aperitivo, desayuno o merienda, ya que los podemos acompañar con mermeladas, mantequillas, nata, chocolate, batidos, quesos y patés.

Ingredientes: 3 tazas de harina, 1 pizca de sal, media taza de nata, taza y media de leche, un poco de mantequilla, una cucharadita de levadura en polvo

Preparación: Mezclamos la harina con la cucharadita de levadura y con la sal e incorporamos la leche y la nata hasta formar una masa suave. Sobre una superficie enharinada, amasamos hasta formar un rollo, que dividiremos en bolitas pequeñas.

Colocamos los scones sobre una bandeja con papel antiadherente y los metemos en el horno precalentado a 250 grados durante 10 o 15 minutos hasta que estén dorados. Al sacarlos del horno los pintamos con un poco de mantequilla.

Imagen: BBCgoodfood

Otras recetas interesantes