Sopa de cebolla inglesa con salvia y cheddar

Ingredientes

  • Para 4 personas
  • 5 cebollas moradas cortadas en juliana
  • 3 cebollas blancas cortadas en juliana
  • 2 chalotas picadas
  • 300 g de puerros picados en juliana (sólo la parte blanca)
  • 4 dientes de ajo pelados y machacados
  • 2 litros de caldo de ave o de carne (mejor casero)
  • 1 buena cucharada colmada de mantequilla
  • Aceite de oliva v. extra
  • Un manojo de hojas de salvia (reserva 8 para decorar)
  • Salsa Worcestershire (Perrins)
  • Sal y pimienta al gusto
  • 8 rebanadas no muy gruesas de pan de hogaza del día anterior
  • 200 g de queso cheddar rallado para gratinar

En estos días de frío qué mejor que una sopa para entonar el cuerpo y la mente. La sopa de cebolla francesa la hemos publicado ya en nuestro recetinario, pero no la inglesa (ahí de fondo queda el debate entre ingleses y franceses sobre quién elabora la mejor sopa de cebolla). Es muy parecida a la francesa, aunque incorpora una serie de ingredientes más. Esta receta se la vi por primera vez al genial chef inglés Jamie Oliver.

Preparación:

En una cazuela de fondo grueso que no se pegue, pon una buena cucharada colmada de mantequilla, un chorrito de aceite de oliva, los ajos pelados y machacados (en el mortero, ayudándote de unos granos de sal para que sea más fácil el proceso) y un puñado de hojas de salvia. Remueve y transcurridos unos minutos que aquello comience a cocinarse añade las cebollas, la chalota y los puerros. Da unas vueltas, salpimienta y pon la tapadera a la cacerola, dejándola un poco entreabierta para que salga el vapor. Cocina a fuegolento durante 50 minutos, removiendo de vez en cuando. El éxito de esta sopa está en dejar que se hagan las cebollas así de lentamente y liberen todo su dulzor, así que no aceleres el proceso.

Cuando las cebollas y puerros se estén bien doradas y blandas, añade el caldo y dale un hervor. Deja a fuego medio 15 minutos. Puedes espumar el exceso de grasa en este preoceso. Entonces, divide la sopa en cuencos individuales o si lo prefieres en el mismo que está y reparte el pan (tostado previamente en el horno o en tostadora) por la superficie (una rebanada por cuenco individual si procede). Presiona levemente el pan para que se empape bien.

Espolvorea el queso cheddar rallado y pon unas gotas de salsa Worcesrter por encima. Pon unas hojas de salvia coronando todo y riega (si quieres) con un poco de aceite de oliva; mete en el horno con el grill encendido hasta que el queso quede gratinado. Ten cuidado de que no se queme. Saca cuando el queso esté burbujeando. Sirve bien caliente y a disfrutar.

Adaptación: jamieoliver.com
Imagen: butterflyfoodie

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *