Sopa fría de queso, refrescante y nutritiva

Quizás haya niños que no sean muy soperos, pero seguro que si la sopa está fresquita y es de queso tal vez lo tengamos más fácil para acertar con este primer plato fácil, refrescante y consistente. Incluso si lo acompañamos con un poco de ensalada o fiambre, esta sopa de queso puede ser una buena cena completa para este verano.

Como guarnición podemos usar unas anchoas, daditos de manzana verde, un poco de pepino o tomate picado, jamón, aceitunas negras o unos crackers de queso.

Ingredientes: 200 gramos de queso blanco fresco y cremoso (requesón, de cabra, riocotta, untable), 1 litro de caldo de pollo, sal, pimienta

Preparación: Calentamos un vaso del caldo de pollo, añadimos el queso cortado en trocitos o desmenuzado y lo ponemos a fuego lento removiendo con las varillas hasta que se funda y se mezcle todo. Fuera del fuego, añadimos el resto del caldo y lo batimos. Metemos la sopa en la nevera un par de horas. Rectificamos de sal y pimienta y servimos con la guarnición elegida.

Imagen: Elpais

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *