Suspiros de monja rellenos de dulce de leche


Lejos de ser suspiros de pena, estos ricos pastelitos nos proporcionarán una alegría celestial. Una receta conventual arraigada en la más profunda tradición que incorpora la dulzura y textura del dulce leche, aunque otro día puedes rellenarlos de chocolate o nata montada. Otro caso en que no nos costará decir, gloria bendita.

Ingredientes: 200 gr de mantequilla, 400 gr de azúcar, 5 huevos batidos , 1/2 litro de agua , 500 gr de harina, la corteza de un limón, aceite de oliva, azúcar glas, un bote de dulce de leche.

Preparación: poner una cazuela en el fuego y añadir la mantequilla, el azúcar; la corteza del limón y el agua. Cuando empiece a hervir, retirar la corteza de limón. Incorporamos la harina poco a poco, removiendo con una cuchara de palo continuamente y dejamos cocer la masa durante 15 minutos o hasta que se despegue fácilmente del fondo.

Apartamos del fuego y dejamos que la masa se enfríe. Una vez fría, añadimos los huevos de uno en uno y sin dejar de remover. Extendemos la masa sobre una mesa espolvoreada de harina y la cortarnos en cuadraditos. Ponemos abundante aceite en una sartén y freimos los cuadrados de masa hasta que se doren. Retirarlos y escurrirlos sobre papel absorbente de cocina. Una vez templados, los abrimos por la mitad con cuchillo de sierra y los rellenamos con dulce de leche.

Servir los suspiros espolvoreados de azúcar glas.

Imagen: redkaraoke

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *