Tarritos de pollo y verduras con tapa de hojaldre

Nos ha quedado pechuga de pollo a la plancha, unos muslos en salsa o medio pollo asado. ¿Comer otra vez lo mismo? Dirán los niños… Lo primero que se nos ocurriría es hacer croquetas. No, no, vamos a hacer un rico pastel con hojaldre. Si ya tenemos el pollo cocinado, hemos adelantado tiempo.

Ingredientes: 1 lámina de hojaldre, 4 cucharadas de mantequilla, 1 cebolla, 1 zanahoria, 100 gr. de harina, caldo de pollo, 600 gr. pollo cocido, 100 gr. de guisantes, tomillo, yema de huevo, pimienta, sal

Preparación: Comenzamos rehogando unos 5 minutos la cebolla y la zanahoria bien picaditas en una sartén con la mantequilla y un poco de sal. A continuación añadimos la harina, y dejamos que se dore un poco a fuego bajo removiendo durante unos pocos minutos. Entonces añadimos el caldo de pollo poco a poco. Añadimos el suficiente como para que nos quede una especie de velouté o bechamel ligera. Es el momento de incorporar la carne de pollo cocida y picada y los guisantes. Salpimentamos al gusto y espolvoreamos un poco de tomillo.

Cortamos el hojaldre en cuatro partes de un tamaño un poco mayor al diámetro de los moldes individuales en los que vayamos a echar el relleno de pollo. Una vez llenos los tarritos, los cubrimos con su respectiva placa de hojaldre, sobre la que habremos hecho 4 cortes con las tijeras como apreciamos en la foto. Esos agujeros permitirán que el vapor del relleno salga a través de ellos y a la vez tengamos un hojaldre más sabroso. Pintamos con huevo y horneamos a unos 175 grados hasta que el hojaldre se hinche y se dore.

Imagen: Katecasualportraits

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *