Tarta de espinacas y ricotta: la masa hecha en casa

Aunque siempre abogo por tener una lámina de masa quebrada u hojaldre en el congelador, hoy me ha dado por hacer la masa de esta tarta ¡Es que es tan sencilla! El truco está en el agua que ha de estar muy fría y en no amasar demasiado. Además la grasa que añadimos es aceite de oliva, con lo cual añadimos un plus de salud. La receta original es con espinacas pero ¿se te ocurre otra verdurita que poner? Mi cuestión es si el queso ricotta lo podríamos cambiar por queso de burgos ¿ideas?

Ingredientes para la masa: 250 g de harina, 1 cucharadita de sal, ½ cucharadita de tomillo picado, 60 ml aceite de oliva, 120 ml de agua fría. Relleno: 500 g de queso ricotta, 250 g de espinacas frescas, 1 cebolla pequeña, 2 dientes de ajo, 2 cucharadas de aceite de oliva, 3 huevos, 4 cucharadas de queso parmesano rallado, sal, pimienta.

Preparación: mezclarmos la harina, la sal, el tomillo en un cuenco y volcamos sobre la encimera. Agregamos el aceite de oliva y el agua. Amasamos durante unos segundos, para formar una bola; envolver en papel plástico y refrigerar 1 hora.

Por otro lado, precalentamos el horno a 190 º C. Estirar la masa sobre una superficie ligeramente enharinada (intentaremos trabajar lo más rápido posible para evitar la masa quede pesada). Forramos con cuidado un molde redondo bien desmoldable, bien forrado de papel de hornear. Recorte el exceso de masa de los bordes, pinchamos la superficie y los lados con un tenedor, y horneamos 10 minutos (yo suelo ponerle peso encima, unos garbanzos secos que guardo de una vez para otra, aunque esta masa no sube mucho).

Para el relleno, picar finamente la cebolla y el ajo y pochar en la sartén con el aceite hasta que estén tiernos. Sazonamos con sal y pimienta. Retiramos y desechamos los tallos duros de las espinacas. Lavamos las hojas y las cocemos en una olla cubiertas de agua hirviendo hasta que se ablanden, 2-3 minutos. Escurrir en un colador y enjuagar con agua fría. Escurrir bien y estrujarlas. Agregar las espinacas a la cebolla y el ajo y cocinar a fuego lento durante 5 minutos más.

En cuenco grande, mezclamos el queso ricotta con los huevos, un poco de sal, pimienta y queso parmesano rallado. Agregamos la mezcla de espinacas a la mezcla de ricotta, mezclando bien. Vertemos esta crema sobre la masa precocida. Horneamos a 200 º C durante 30 minutos.

Dejamos enfriar ligeramente y servirmos.

Imagen y adaptación: honest cooking/The Food Magazine

Recibe las mejores recetas para niños en tu email
No te pierdas nuestras nuevas recetas y recíbelas directamente en tu correo electrónico. ¡Suscríbete a Recetín!
Otras recetas interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *