Tarta de queso y mango, ¿o la haces con otra fruta?

Tarta de queso y mango, ¿o la haces con otra fruta?

A este postre o merienda no hay que temerle. No debemos tener miedo a una masa horneada que no nos puje, ni a que nos salga seca, ni tampoco a procesos de fermentación. Tan sólo hay que batir, mezclar y hornear, pero sólo una masa ya comprada, aunque ya en su día hicimos la receta de la pasta quebrada, la necesaria para la base de la tarta.

Ingredientes: 1 lámina de pasta quebrada o brisa, 300 ml. de queso blanco en crema, azúcar glass, 2 claras de huevo, 2 mangos maduros, 4 cucharadas de leche condensada, 2 cuchadas de licor al gusto

Preparación: Mientras hacemos el resto del postre podemos ir horneando la masa quebrada extendida en un molde redondo para tartas. La metemos en el horno a unos 180 grados hasta que se dore y esté crujiente.

Ahora cogemos las claras de los huevos y las montamos con las varillas añadiendo azúcar glass poco a poco hasta formar un merengue a punto de nieve. Con cuidado, añadimos las claras montadas a una crema hecha con el queso, la leche condensada y el licor. Refrigeramos.

Entre tanto, pelamos ambos mangos y los partimos por la mitad. Uno de los mangos lo hacemos rodajas bien finas para que nos permita cubrir posteriormente la tarta. El otro, lo picamos muy bien y lo añadimos a la crema refrigerada.

Una vez que la masa quebrada esté fría, extendemos sobre ella la crema de queso y mango y cubrimos con las rodajas de fruta. Refrigeramos de nuevo si queremos.

Imagen: Elmundodelpostre